CrónicasFeaturedMi peluquero y yo

 Política y psicología popular. Mi peluquero y yo La difamación, el peor enemigo de la libertad de expresión

No a los difamantes

Mi peluquero cree que, si hay algún enemigo de la democracia y de la libertad de expresión, este enemigo se llama difamación.

  • La difamación a través de las redes sociales ahora estará tipificada como delito en el Código Penal, no en el Código de Prensa. Este delito será sancionado con cinco años de prisión para los infractores

  • ¡Hombre! No se puede ir calumniando al prójimo en nombre de la libertad de expresión

  • Yo no sé lo que piensa la gente, pero, personalmente en el límite de lo que se, la libertad de no termina donde comienza la del otro

  • Lógico

  • Nadie puede o debe defender la difamación

  • Seria defender la impostura y la anti-democracia

  • Y no la libertad de expresión, sino la delincuencia intelectual

  • Bien dicho

  • Asegurarse de las fuentes, como lo exige la deontología de la prensa y hasta la religión musulmana

  • Hasta Facebook y Twitter no aceptan los insultos y las difamaciones

  • Nadie las acepta

  • Pues espero con la próxima ley se podrá sanear un poco el clima periodístico en nuestro país

  • Eso…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page