Mi peluquero y yo

Política y psicología popular Mi peluquero y yo Surrealismo…

Mi peluquero llama irónicamente “diplomacia fúnebre” a los contactos entre políticos marroquíes durante entierros.

– Es normal. El clima es propicio. Akhannouch y Benkiran hace poco en Casablanca, este último y El Omari en Marrakech ayer. Esto hace olvidar todas las zancadillas y todas las “líneas rojas”
– Normal. No deben venir a una ceremonia fúnebre para sacar los trapos sucios
– Efectivamente. Y las acoladas de Benkiran y El Omari deben ser sinceras y extenderse a fuera de cementerios y a abarcar temas de interés nacional
– Esto ya es otra cosa
– Personalmente creo, de verás, que el difunto Bucetta, fue, vivo, un hombre de reconciliación y de acercamientos de posturas y parece que lo sigue siendo a título póstumo
– Tienes razón
– ¿Sabes? A los marroquíes, de a pie, por lo menos, les satisface estos gestos de cordialidad y de cortesía y les disgustan las declaraciones violentas y las posturas extremistas
– Probablemente
– El país está sin gobierno y esto es malo. Aunemos los esfuerzos y conjuguemos las buenas voluntades para dar a este país un gobierno que se lo merece
– Creo que en este sentido nos dirigimos
– Veremos después de la vuelta del soberano
– Todo saldrá bien. Te lo prometo
– No prometas lo imposible
– Imposible no es marroqui…

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page