Por esta razón despiden en EE.UU a un profesor universitario: La cadena americana CNN cree que es demasiado pedir que los palestinos gocen de sus derechos

0

 Marc Lamont Hill, profesor en la universidad de temple y defensor feroz de la igualdad, probablemente fue más fuerte, más elocuente y más apasionado contra el racismo y la intolerancia entre los colaboradores habituales de la CNN.

La cadena lo despidió porque cree que los palestinos también entran en la visión que quiere que cada ser humano merezca derechos iguales. Para CNN, era demasiado pedir. El canal estadounidense parece perfectamente en casa con el racismo anti-palestino.
    Marc ha sido el foco de lo que solo puede describirse como una campaña organizada para silenciar su defensa disciplinada y constante contra el racismo y la igualdad de trato de todos, incluidos los palestinos.
   En el marco de una reunión especial de la Conferencia Internacional de la Sociedad Civil en Apoyo al Pueblo Palestino, para observar el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, Marc fue invitado como miembro de la sociedad civil para hacer una declaración al foro. Ha estado allí después de haber estado recientemente en los Territorios Palestinos, agregando que su experiencia como estadounidense negro y la historia de la lucha contra la esclavitud y Jim Crow en los Estados Unidos es un reflejo de su solidaridad con el pueblo palestino.
   Exigir que los palestinos tengan los mismos derechos del río al mar no es ni radical ni racista, y mucho menos intolerante.
    En sus comentarios, Marc enfatizó la necesidad de trabajar por los derechos humanos de los palestinos como parte de la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, y esto incluye los derechos de los refugiados palestinos que viven bajo la ocupación militar en Cisjordania y Gaza, así como los ciudadanos palestinos de (israel) que son rutinariamente discriminados. La geografía de esta discriminación y malos tratos se encuentra entre el río Jordán y el Mediterráneo. Esto incluye a (israel), Cisjordania y Gaza.
  Las críticas, sin embargo, saltaron sobre la frase “del río hasta el mar”, utilizada por Marc para interpretarlo como una especie de eliminacionista radical (alguien que piensa que (israel) debe ser destruido violentamente o que hay que expulsar a los judíos por  fuerza) mientras que cualquier persona que haya escuchado su declaración o que conozca su activismo puede afirmar  lo contrario.
   Exigir que los palestinos tengan los mismos derechos del río al mar no es ni radical ni racista, y mucho menos intolerante. La ausencia de estos derechos es, sin embargo, lo es.
   De hecho, los palestinos merecen disfrutar de sus derechos humanos donde viven. Al igual que debemos esperar derechos iguales para los estadounidenses de raza negra o cualquier otro grupo, de costa a costa, y no solo en una pequeña fracción de los Estados Unidos, los palestinos también deben tener igual acceso al tratamiento ante la ley, no importa donde vivan desde el río hasta el mar.
    Las personas deben ser tratadas como iguales ante la ley, independientemente de su identidad. Esto no es muy complicado de entender, a menos que, tal vez, apoye una gobernanza racista y discriminatoria.
    La realidad obvia es que es (israel) el que gobierna entre el mar y el río, habiendo unido el territorio bajo su control en 1967 y desde más de medio siglo después, aún no ha garantizado la igualdad de derechos para los Palestinos que viven bajo su ocupación. De hecho, es la consolidación continua por su parte de la integridad de todo el territorio, a través de los asentamientos y la ocupación militar, lo que ha hecho que cualquier solución de dos estados, ya injusta para los palestinos, sea imposible y haya hecho que las posiciones como las que expresó Marc Lamont Hill en su discurso, no solo razonable sino también la única solución viable y humana.
   Esta es precisamente la razón por la que esta visión igualitaria parece una amenaza para los partidarios firmes de (israel) de la política del apartheid de este fabricado estado. De hecho, una encuesta encontró que si una solución de dos estados era inalcanzable (y esto debería ser obvio en este punto para todos los observadores), esa igualdad de derechos para los palestinos e israelíes en el mismo estado, siempre desde el río hasta el mar fue apoyado por el 63% de los estadounidenses, incluidos 74 demócratas, el 54% de los independientes e incluso el 50% de los republicanos.
   A pesar de saber que los estadounidenses se rebelarán contra el apartheid a largo plazo, los defensores de la política discriminatoria de (israel) han recurrido a silenciar a las críticas que no pueden derrotar en la batalla por el público estadounidense. .
    Aún más amenazante es cuando las personas de varias comunidades oprimidas, quienes han luchado y aún luchan por sus derechos, entienden la lucha palestina, no como una lucha nacionalista sino como una lucha por la igualdad basada en los derechos, en contra de un Régimen fundamentalmente discriminatorio.
    Desafortunadamente, CNN ha mostrado claramente en qué lado de la pregunta está posicionada la cadena. En el momento en que despidió a Hill por la ofensa de pensar que los palestinos merecen un trato igualitario, continúa empleando al mentiroso en serie Rick Santorum, quien negó la existencia misma de los palestinos y comparó el matrimonio gay con el terrorismo.
    El mensaje es claro e innegable. Todas las cosas impactantes y despreciables que el Sr. Santorum ha dicho no lo hicieron despedir. Incluso soportaron las tonterías horriblemente chocantes, racistas y, a menudo incoherentes, de Jeffret Lord durante años. Tuvo que twittear un saludo nazi, literalmente, para que CNN finalmente decidiera que era inaceptable en sus pantallas.
   Marc Lamont Hill, sin embargo, pidió que se tratara a los palestinos como seres humanos iguales con los mismos derechos civiles y humanos, y fue despedido después de 24 horas.
  Con HuffpostMaghreb

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here