Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Porque de nada le ha servido su Polisario Argelia se encarga de la desestabilización de Marruecos

Tiros por la culata

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Finalmente parece que los generales de Argel se dieron la perfecta cuenta de que no pueden ni deben contar con una inútil milicia como su Polisario.

El presidente Abdelmajid Tabboune acaba de prohibir a las sociedades de su país toda relación comercio con sus homólogas marroquíes.

¡Otro  paso en el vacío! Un salto en el precipicio en la estrategia del caos que ha conducido a un país como Argelia, productor/exportador de petróleo  a una injustificada quiebra socio-económica-política.

En 45 años de extrema hostilidad y de alucinaciones hegemonistas, el Sr. Tabboune por su proximidad a su predecesor ha ido viendo como todos los tiros contra Marruecos les salen de la culata. La prohibición de las compañías argelinas de proseguir sus ínfimas relaciones comerciales con sus vecinas marroquíes no constituye, en esta óptica, ninguna excepción.

Afortunadamente las relaciones entre los dos países no dependen del Sr. Tabboune como nunca dependieron de su predecesor, Abdelaziz Bouteflika y otros predecesores.

Marruecos no tiene prisa y con o sin Argelia tiene su estrategia económica y sobre todo sus excelentes relaciones con países con mercados potenciales.

Hoy por hoy el presidente Tabboune acaba de darse cuenta de que no fue y no va a ser con su Polisario como puede desestabilizar a su vecino marroquí. Dentro de poco se dará cuenta de que contra Marruecos nada le puede servir y es una pérdida de tiempo y de credibilidad.

Este tiempo nos lo dirà….

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page