Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Pos-Guergarat: Las células durmientes españolas

Los que predican en el... Sahara

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Desde hace más de 20 años en ninguna resolución de la ONU se evoca un referéndum en el Sahara. Sin embargo, un vicepresidente de España alucina lo contrario.

El sahara marroqui, se ha cibvertido,para algunos dirigentes espanoles, en un caso patologico

Es mejor y más explícito: El difunto Secretario general de Naciones Unidas, Koffi Annan había dejado clarísimo que “no hay nada más difícil que tratar con una milicia”. Alusión al Polisario, sin base legal internacional y sin responsabilidades jurídicas específicas.

De hecho, todos los secretarios generales del organismo mundial pensaban lo mismo. Unos más que otros, todos a excepción del actual, Antonio Guterres, tenían las manos atadas en la cuestión del Sahara. Argelia era otra cosa y el continente africano veía el seudo problema con ojos argelinos.

Hoy por hoy eso no es más que un perverso recuerdo. Las cosas han cambiado y Marruecos con sus sucesivas victorias diplomáticas y militares les pone las cosas fáciles.

Por lo que, no hay peor ciego ni sordo que los que no quieren ni ver ni escuchar… la voz de la razón.

No obstante, no se debe sentir decepcionado porque se vislumbra clara y fehacientemente una impórtate evolución en la posición de muchos sectores argelinos, indicio de una convulsión total para con su problema del Sahara.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page