Crónica internacionalFeatured

PP: Cosas de nuestros vecinos: ganó “unidad de España”

Tras una campaña interna no vacía de polémica donde se ha intentado vender imagen de unidad pero donde se respiraba la rivalidad de los candidatos, ha sido elegido para el cargo de la Presidencia del Partido Popular en su congreso extraordinario del pasado 21 de julio el delfín de José María Aznar y Esperanza Aguirre, Pablo Casado. El ex vicesecretario general de Comunicación del PP obtuvo el 58% de los votos, superando a su principal contrincante, la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría (con el 42%).

Imrani Idrissi Hamid
En su campaña dejó clara su postura ante el tema independentista, su reto es la “unidad de España”, abogando por reforzar el Código Penal contra ellos y contra cualquier desafío secesionista y se decantaba a favor de volver a activar el art. 155 y cortar el diálogo con ellos “Conectaremos con la España de las banderas en los balcones”. Y ya en su primera entrevista como presidente electo del PP declaraba “No hay nada que negociar con los independentistas. Siempre engañan.”
En su discurso inaugural no dudó tampoco en alabara Israel  cómo de un país democrático y próspero que sirva de imagen a España para su futuro.  Este lamentable planteamiento es el que perfila la ideología del nuevo líder en la oposición y lamentable también que con ella “ilusione” a los más radicales y xenófobos seguidores del PP que habían iniciado su partida a Ciudadanos por considerar “demasiado conservadora” la línea de Rajoy.
Casado es creador de una fundación pro-sionista en el año 2010 “Friends of Israel Initiative” con el que fuera asesor de Defensa del ex presidente Aznar, Rafael Bardají, que en la actualidad es miembro del Comité Ejecutivo del partido sin representación parlamentaria “VOX” y de marcada línea ultraderechista. El presidente de este partido, Santiago Abascal, fue de los primeros en felicitar al nuevo presidente y ha celebrado su coincidencia ideológica.
“Yo soy el candidato que menos gusta a Ciudadanos y a la izquierda” se ha definido el propio Casado, quien ha pretendido construirse como la imagen de la regeneración del PP. La derecha ha subido peldaños que la conducen hacia la derecha más radical, y Casado no ha dudado en usar el mismo slogan electoral  del 2011 del Frente Nacional de Marine Le Pen: “La France qui se lèvetôt” como su lema en España: “La España que madruga”
Albert Rivera y Pablo Casado ofrecen una imagen prácticamente clonada con la que responder a una derecha que en España sintoniza cada vez más con la tendencia radical europea.
Al igual que su compañera Cristina Cifuentesy que le costó el puesto en la comunidad madrileña, el propio Pablo Casado se ha visto investigado por las irregularidades encontradas en su curriculum académico y la obtención de un Máster que no puede justificar. De hecho, la  jueza que instruye su caso, Carmen Rodríguez-Medel,  ha dado a conocer que tras encontrar indicios de delito penal, pide la imputación del aforado al Tribunal Supremo. El hecho de verse ya investigado por este tema no supuso freno alguno para ser elegido para el cargo de la presidencia del Partido Popular.
Solamente este dato nos da indicios de la irrisoria credibilidad que se exige a los cargos políticos en España. El propio Pablo Casado incluye entre sus asesores y en las listas de su Comité Ejecutivo nombres como Pablo Balbín Seco, acusado de fraude, malversación y delito de influencias bajo el marco del caso Púnica en 2016, o los ministros reprobados por el Congreso de los Diputados: Dolors Monserrat, en Sanidad, reprobada por su inacción ante la violencia machista, Juan Ignacio Zoido, en Interior, reprobado por incumplir las cuotas de refugiados comprometidos con la Unión Europea y Rafael Catalá, Justicia, quien entorpeciera a la justicia para investigar los casos de corrupción en los que estaba inmerso el Partido Popular.
La inmigración ha sido para el PP un tema central con el que manejar a la opinión públicay las declaraciones de Pablo Casado  que pretenden crear una alarma social innecesaria, están siendo caldo de cultivo para ser tomada por los españoles como uno de sus principales problemas. Ya en estas últimas semanas se multiplican las “fakenews” que vinculan a los inmigrantes con la violencia o la inseguridad y esta falta de rigor en los datos o maquillados a su a su gusto son elcaballo de batalla de Casado en contra del líder socialista Pedro Sánchez.
Una miembro del Partido Popular en Melilla, Pilar García, lanzó un twit  que hizo viral el bulo de la agresión con machetes por parte de los inmigrantes y en las que se mostraba la enorme herida en la cabeza sufrida por un guardia civil. Pudo comprobarse que se trataba de una agresión con una katana a un policía australiano el verano pasado. Sí que son ciertos que más de 20 guardias civiles resultaron heridos en la avalancha de inmigrantes que atravesaron la valla de Ceuta la madrugada del pasado 26 de julio , usando cal viva, excrementos y orines en el ataque, pero nunca machetes como Casado informara de nuevo erróneamente y desmentido por el Ministerio del Interior y la propia Guardia Civil.
La decisión del PSOE  de permitir el atraque en España del “Aquarius” con más de 600 inmigrantes a bordo,  tras la negativa del gobierno de Italia y su ultraderechista ministro de interior MatteoSalvini, ha sido duramente criticada por Casado al afirmar que Pedro Sánchez habría ido a recibir a Valencia a los inmigrantes para publicitarse “haciéndose fotos”, aunque no llegara a personarse, o como expresar que el gobierno de Sánchez  habría ofertado “papeles para todos”, datos falsos y desmentidos por el ejecutivo español. También criticaba el “efecto llamada” provocada por la acogida del Aquarius para otros inmigrantes, alegando que “según datos de expertos habría más de un millón de personas esperando para entrar a España”, cuestión nuevamente desmentida, en este caso por el director general de la Guardia Civil española, que hablaba de no más de algunos cientos. El comisario europeo para las migraciones asegura que no se puede hablar de crisis en España y que las llegadas de inmigrantes son “manejables”.
El uso partidista de una cuestión tan central y en una línea tan marcadamente xenófoba pese al desconocimiento profundo que de este fenómeno inmigratorio expuesto por el líder popular,  está siendo aprovechada por el “comando de periodistas anti-Marruecos” para acusar a este país de lo que está ocurriendo en el Mediterráneo. Incluso“especialistas” en temas del Magrebconsidera, y así se recoge en la entrevista que el periódico digital “Cuartopoder”publicada este pasado jueves, que Argelia “maneja los flujos que llegan a su territorio mucho mejor que Marruecos”. Parece olvidar que ya de una sola tacada, 13.000 personas, entre ellas embarazadas y niños, fueron obligadas a adentrarse a su suerte en el desierto argelino y abocando a la muerte a miles de ellos o sin ahondar en los “métodos de control” usados en Argelia y denunciados por organismos internacionales de derechos humanos.
Uno los factores recogido en esta publicación para la inmigración de Andalucía es “que los marroquíes ven una oportunidad de sacar tajada de la UE y España”.  60 millones de euros es solicitado para atender los gastos que Marruecos calcula necesarios para la vigilancia, contención y atención de la inmigración fronteriza irregular. Recordemos que solo para frenar la celebración del considerado ilegal referéndum del 1 de Octubre en Cataluña (“Operación Piolín”) le supuso a España un coste de más de 87 millones de euros. Pablo Casado olvida que Mariano Rajoy redujo en 1790 los agentes destinados a las zonas que reciben más inmigrantes.
La costa de Algeciras, en Cádiz, ha sido el escenario para el primer “campamento de refugiados” que el Ministerio del  Interior ha habilitado como punto de recepción para los inmigrantes que accedan por la zona del Estrecho. Crinavis es un asentamiento de tiendas de campaña que desde este viernes ha iniciado la acomodación de las más de 500 personas que se encontraban en polideportivo “Los Cortijillos” de la zona. Estos centros cerrados de acogida son la propuesta hablada por Pedro Sánchez con el presidente francés EnmanuelMacron en su reuníon del 23 de junio pasado, en París. También está prevista una pequeña cumbre bilateral  entre Alemania y España, los próximos 11-12 de agosto en el Parque Nacional de Doñana, Sevilla. AngelaMerkel y Pedro Sánchez se reunirán para tratar asuntos del panorama europeo y donde trabajarán su enfoque sobre la inmigración.
Lamentablemente, la propia Unión Europea habla de datos económicos y refuerzo de las fronteras para olvidarse de lo que queda detrás de todo esto, los  “datos humanos”, personas que sufren la guerra, el exterminio o la hambruna. Y aun así, la mayoría de los inmigrantes son expulsados. Los que consiguen quedarse no lo hacen solo en España sino que sus destinos son otros. Por ejemplo, y según datos del Defensor del Pueblo en uno de sus últimos informes, señala que España ordenó expulsar en 2017 a cerca de 20.000 inmigrantes de los 28.637 interceptados en las fronteras cuando trataban de acceder al país de forma irregular.
La entrada de grupos de extrema derecha a los gobiernos de los países miembros no ha pasado desapercibida y empiezan a proliferar discursos xenófobos por las redes apuntando a una masiva entrada de inmigrantes “que desestabilizarán la economía, la cultura y el bienestar de España”.
Lo curioso es que se pretenda responsabilizar a la inmigración de la situación que vive España, quien  no goza precisamente de su mejor bienestar social, con altos índices de desempleo, desahucios, recortes en sanidad, educación y sistema de pensiones, ni su economía pasa por los más fructíferos momentos y lamentablemente su cultura se ha visto restringida por la censura de la ley mordaza y poco apoyada en los presupuestos durante los años que gobernara el PP de Rajoy.  Echar la culpa a la inmigración y los pobres de una situación que ha sido generada por una mala gobernabilidad, una corrupción institucionalizada y una crisis económica extendida por toda Europa, es al menos ruin. Y quien crea estos argumentos,  peca cuanto menos de ingenuidad al pensar que los políticos van a solventar sus problemas.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page