América LatinaCrónicasFeatured

PREMIO NOBEL DE ECONOMÍA 2020 Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD – Docente – Chile

Tribuna infomarruecos.ma

 

El Premio de Ciencias Económicas, más conocido como Nobel en Economía, fue creado en 1968 para conmemorar su 300 aniversario siendo el único Premio no creado por el magnate sueco.

La teoría de juegos se hizo importante en mi vida cuando en 1976/77 (Glasgow) la Dra. Cook, siendo mi profesora de matemáticas avanzadas en la universidad, nos introdujo en la teoría de juegos y de allí a una sub teoría denominada Teoría de Subastas, la cual se dedicó a estudiar cómo las personas actúan en mercados de subastas investigando sus distintas propiedades. En aquella época, nunca pensamos que estas teorías producirían un Premio Nobel de Economía. Nos introdujeron en la mecánica de cómo la subasta también se utiliza como una herramienta para el diseño de subastas del mundo real, especialmente para la privatización de empresas del sector público o la venta de licencias de uso del espectro electromagnético.

En Chile, como en Escocia, Inglaterra y otros países, las teorías de subastas fueron ampliamente usadas para que apoyados en el neoliberalismo económico los países perdieran muchas empresas públicas que fueron, en la práctica saqueadas pues fueron subastadas como decimos en Chile, a precios de gallinas flacas.

Ahora,los estadounidenses Paul Milgrom y Robert Wilson obtuvieron el Premio Nobel de Economía 2020 “por sus mejoras en la teoría de subastas y la invención de nuevos formatos de la teoría de subastas” según lo informó la Academia Sueca este lunes 12 de octubre. “Los nuevos formatos de subasta son un bello ejemplo de cómo la investigación básica puede generar posteriormente invenciones que beneficien a la sociedad”, dice la página web del Nobel. Lamentablemente, cuando se habla de sociedad no se refiere a toda la sociedad sino que en general a los grandes consorcios capitalistas.

La Academia Sueca añadió: “La característica inusual de este ejemplo es que las mismas personas desarrollaron la teoría y las aplicaciones prácticas. La investigación pionera de los galardonados sobre las subastas ha sido, por tanto, de gran beneficio para los compradores, los vendedores y la sociedad en general”.

Con la teoría de la subasta, Milgrom y Wilson intentan comprender los resultados de las diferentes reglas de licitación y precios finales, en especial en lo referente a las privatizaciones, apoyados en las teorías de Milton Friedman de la Escuela de Chicago. La Academia ha señalado que “el análisis es difícil, porque los postores se comportan estratégicamente, en base a la información disponible. Toman en consideración tanto lo que saben ellos mismos como lo que creen que saben otros postores”. Sin embargo, en las privatizaciones ocurridas en muchos países de Asia, Latinoamérica y África han primado los datos obtenidos por corrupción.

Wilson desarrolló la teoría de las subastas de objetos con un valor común, un valor que es incierto de antemano pero, al final, es el mismo para todos. Sin embargo, el sentido común nos informa de que esto se relaciona con los súbitos cambios que ocurren en las sociedades. Wilson ha mostrado, según la Academia, por qué los postores tienden a realizar ofertas por debajo de su mejor estimación del valor común: “están preocupados por la maldición del ganador, es decir, sobre pagar demasiado”

Milgrom formuló una teoría más general de subastas que no solo permiten valores comunes desarrollados por Wilson, sino también valores privados que varían de un postor a otro. Analizó las estrategias de oferta en una serie de subastas de formatos conocidos, “demostrando que un determinado formato le dará al vendedor mayores ingresos esperados cuando los postores aprenden más sobre valores estimados de cada uno durante la licitación”. Esto sucede a menudo en las subastas de obras de arte.

Los países han ido asignando usos más complejos de subasta entre usuarios, como franjas de aterrizaje y frecuencias de radio. Para ello, Milgrom y Wilson inventaron nuevos formatos para subastar objetos interrelacionados simultáneamente, en nombre de un vendedor motivado por un amplio beneficio social en lugar de ingresos máximos. ¿Costo y Beneficio? Es posible que hayan recurrido a una vieja teoría militar para plantear esto; obviamente, nunca lo dirán. En 1994, las autoridades estadounidenses utilizaron por primera vez uno de sus formatos de subasta para vender radiofrecuencias a operadores de telecomunicaciones. A partir de entonces algunos países, por no decir la mayoría, han optado por similares procedimientos.

Peter Fredriksson, presidente del comité de premio dijo que   “Los laureados de este año comenzaron con la teoría fundamental y luego utilizaron sus resultados en aplicaciones prácticas, que se han extendido por todo el mundo. Su descubrimientos son de gran beneficio para la sociedad ”; ante esto opinamos lo contrario pues estas teorías nunca se podrán aplicar, por ejemplo, para combatir la pobreza, en especial la que se está creando con la pandemia del Covid-19., pues las subastas tienen que ver más bien con macro economías que con economías de la vida real.

El nombre real del Nobel de Economía es Premio de Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, y es el único de los seis galardones no creado en su día por el magnate sueco, sino que fue instituido en 1968 a partir de una donación a la Fundación Nobel del Banco Nacional de Suecia con motivo de su 300 aniversario.

Finalmente, podemos decir que las subastas ayudan a vender una variedad de productos, que incluyen arte, minerales y publicidad. Adoptan, por otra parte, diferentes características: los objetos pueden tener un valor común compartido para todos los licitadores como, por ejemplo el petróleo, arte, equipos de fútbol, etcétera. Los postores (compradores) pueden saber exactamente cuál es el valor del objeto o pueden tener información imperfecta. Las ofertas pueden estar abiertas, lo que significa que todos pueden verlas.

Así, en las subastas, los postores tienen valores tanto comunes como privados; al comprar una casa, por ejemplo, los compradores piensan tanto en lo que les gusta personalmente de las comodidades como en el valor de mercado de la vivienda por su construcción estilo y ubicación.

Milgrom y Wilson idearon un nuevo formato que permitió la subasta simultánea de las muchas áreas geográficas del espectro de radio entre varios postores, comenzando con precios bajos y permitiendo licitaciones repetidas. Esto los pone como miembros activos de las Teorías de la Comunicación.

E-mail: conchamh@gmail.com

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page