Prensa española e inmigración: Echando balones…

0
Letrado Saad Sahli del Colegio de abogados de Rabat

 

Recientemente el “inevitable” cuando se trata de traos sucios de su vecino del sur, “El Imparcial” en un ejerció de acrobacia genuina informativa, contaba, sin cifras ni estadísticas, ni fuentes ni evidencias que los viajes por mar realizados por el rey Mohammed VI durante todo el mes de agosto (el recién concluido agosto) contribuyeron significativamente a la reducción del número de inmigrantes ilegales que intentan llegar a la costa española a bordo de pateras, especialmente en la región de Andalucía.

Nadie en España se ha preguntado por los argumentos informativos, inherentes al principio ético y a la deontología de la prensa en España y en Cochabamba, para “lanzar” esta nueva alucinación específicamente imparcialista.
En efecto, con la presencia del soberano marroquí durante sus vacaciones en el litoral del norte del país, se refuerzan las medidas de seguridad en el mar y en… la tierra. Normal y hasta indispensable, tratándose de un jefe de Estado.
En España hasta durante las vacaciones de un cabo de Guardia civil se procede a las mismas medidas de seguridad.
Pero, el tema es otro, que el Imparcial no aborda nunca ni puede abordar: inmigración en la zona.
Hace poco, alguna prensa seria y creíble (especialmente catalana) revelaba las razones y las motivaciones de tantas osadías de los subsaharianos en las ciudades fronterizas en Marruecos: Mafias en Espana que cobran 10 euros por cada africano “llegado” e informaciones “confidenciales” a sus cabecillas sobre los mejores momentos para asaltar las vallas.
Luego… nadie sabe donde van a parar estos subsaharianos que logran llegar a Sebta y es, justamente, la madre del borrego.
 
 
.