Crónica de SoussanFeaturedFin de Trayecto

Presencia árabe en Venezuela, Ecuador y Colombia: hacia una relación de ósmosis cultural (1880-1990) (Tercera parte) Por Fikri SOUSSAN

Etapa Intermedia (1920-1945): Consolidación

Fikri SOUSSAN
Profesor en el Departamento de Estudios Hispánicos de Dher El Mehrez en Fez

Esta etapa intermedia se caracteriza por la consolidación y requiere que los emigrantes posean oficialmente una nacionalidad autóctona más acorde con su identidad étnica y cultural que la turco-otomana, aunque con la firma de una de las potencias aliadas que se adjudicaron un mandato de la Sociedad de Naciones sobre su patria de origen en el pasaporte.

Durante este período, se observan cambios en la composición interna de la inmigración árabe hacia los países estudiados. Los libaneses siguen siendo la gran mayoría, pero se incrementa notablemente la proporción de otros componentes: sirios cristianos en Venezuela, palestinos cristianos en Colombia, palestinos musulmanes en los tres países. Esto, además de la llegada de nuevos libaneses maronitas o no católicos, especialmente cristianos ortodoxos y musulmanes drusos. No obstante, el modelo seguirá siendo el diseñado por la familia cristiana hacendosa del Monte Líbano en cuanto a valores sociales, aspiraciones y logros.

Al concluir esta etapa de la inmigración sirio-libanesa y palestina en Venezuela, Ecuador y Colombia, el impacto humano del encuentro de dos culturas era claro y manifiesto. Colombia ya estaba dando cabida a la intensiva integración cívico-política de los hijos de sirio-libaneses nacidos en su suelo, mientras que en Venezuela y Ecuador, antes de mediados del siglo XX, los árabes destacados en el ámbito cultural eran principalmente emigrantes nacidos en el Medio Oriente, algunos de los cuales eventualmente regresaron a sus países de origen o buscaron otros destinos en América Latina.

Vuelvo a la famosa sentencia atribuida a Bolívar según la cual Colombia es una escuela, Venezuela un cuartel y Ecuador un convento. A la luz de esta sentencia, podemos explicar el fenómeno. Considerando la lógica simple y pura, en el caso de Venezuela, si este país seguía siendo escenario de significativas batallas y semillero de militares, con el caudillaje como constante en su historia, esto puede explicar por qué los hijos de los árabes no estuvieron en primera fila. La misma lógica se puede aplicar a Ecuador, donde persistía una fuerte disyuntiva entre laicos y clericalistas. Con sus emigrantes concentrados en el lado liberal de la costa, sus hijos optarían por esperar un tiempo prudencial antes de emprender cualquier aventura política o cultural. En cuanto a Colombia, la universidad o la escuela ofrecía lo mismo: una universidad abierta a los hijos de los emigrantes en un período de relativa calma y civismo bajo un régimen constitucional estable y una democracia bipartidista burguesa, aunque relativamente funcional.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page