Crónica internacionalFeatured

PUTIN Y RUSIA ¿UNICOS BENEFICIADOS CON CRISIS ANGLO-NORTEAMERICANA? Dr. Mario H. Concha Vergara, Ph.D. Director de la Corporación Olof Palme-Chile

Según los organismos de inteligencia (privados)  occidentales,  hubo esfuerzos desde Moscú para influir en las elecciones presidenciales de EE.UU. para lograr la victoria de Trump y para conseguir que en el referéndum de Reino Unido venciera la opción del Brexit.

« Mientras EE.UU. y Reino Unido están atrapados en peleas políticas internas, son menos capaces de actuar de forma activa y coherente en la escena mundial para responder a los retos globales. Rusia, que divulgó información falsa tanto en el referéndum del Brexit como en la campaña electoral estadounidense, se beneficia con un juego político distraído y disfuncional », dijo Sloat, una experta en política internacional.
Otros expertos consideran, sin embargo, que aunque Moscú obtenga algunos beneficios de la crisis de las potencias anglosajonas, quien realmente puede sacar provecho es Pekín  ¿Por qué China? China es el país que está mejor ubicado para sacar ventaja de esto. Pues  desean crear una arquitectura internacional alternativa que compita con el sistema configurado desde Washington, y OTAN.
Para esto China estaba ocupada desarrollando el Banco de Inversiones en Infraestructuras de Asia, una alternativa al FMI y al BM. « China es el único país destacado que en realidad tiene su propia agenda geopolítica, y la está siguiendo y ejecutando », dice otro experto.
Trump no ha tenido muy buenas relaciones con el Reino Unido, en una de sus visitas dijo: El que  el plan de la primera ministra, Theresa May, para salir de la Unión Europea era malo; calificó de « terrible » el desempeño del alcalde de Londres, Sadiq Khan; y dijo que la inmigración está cambiando negativamente a la sociedad europea. Todas estas declaraciones cayeron muy mal a los británicos.
Por otro lado, el gobierno de Estados Unidos inició un cierre temporal e indefinido de sus actividades debido a la falta de acuerdo presupuestario entre republicanos y demócratas para extender el presupuesto federal en vigor.
Después de una larga jornada  de negociaciones entre ambos partidos, la propuesta para extender cuatro semanas el presupuesto federal en vigor no recibió los 60 votos necesarios en el Senado en una votación celebrada el viernes.
Los republicanos cuentan con 51 de los 100 escaños de la cámara, lo que obliga al partido a negociar contra reloj con los demócratas. Finalmente, obtuvieron solo 50 apoyos. Tras no alcanzar un acuerdo el gobierno se quedaría sin fondos y deberá paralizar sus operaciones.
Las mayores discrepancias entre ambos partidos se centran en las políticas  sobre inmigración, especialmente porque Trump, hijo de inmigrantes al parecer los odia.
Los demócratas exigen que se apruebe un acuerdo para salvar de la deportación a los más de 700.000 jóvenes indocumentados conocidos como Dreamers (soñadores), afectados por el fin del programa que les daba cobertura legal para permanecer en el país conocido como DACA y que fue aprobado durante el gobierno de Barack Obama.
Un juez bloqueó la decisión de Trump de deportar a los DACA, lo cual ha creado un inmenso revés para su gobierno. Trump estaría de acuerdo en negociar el DACA siempre que los demócratas le aprueben el presupuesto para el muro que desea construir en los límites con México. Dicho muro demoraría 10 años o más en ser construido y significaría un argumento contradictorio a lo que planteaba Trump años atrás sobre los muros; él decía que o deberían existir muros ni barreras de ningún tipo entre los pueblos.
Esta no es la primera vez que en Estados unidos existe un cierre temporal de gobierno; ya que un cierre temporal del gobierno federal se registró en 2013 durante el gobierno de Obama, con su reforma sanitaria como principal detonante, y duró 16 días.
Se estima que en aquel último cierre unos 800.000 de los 2,1 millones de trabajadores federales dejaron sus puestos y se cerraron decenas de oficinas gubernamentales.
Esta es la primera vez que se produce un cierre temporal del gobierno federal con un partido -en este caso, el Partido Republicano (con el control de las dos cámaras) del Congreso y la presidencia de la República.
Todo lo anterior debilita profundamente al gobierno de Trump pero, además, a EE.UU. País que poco a poco va perdiendo el respeto de China y de Rusia y que son enfrentados en el campo económico por media docena de países que antes eran aliados.
Por otra parte, La primera ministra británica, Theresa May, superó por 19 votos la moción de confianza que presentó la oposición en el Parlamento británico tras el rechazo al acuerdo del Brexit negociado con la Unión Europea. Sobreviviendo la moción de censura impulsada por el laborismo con 325 votos a favor y 306 en contra. Los parlamentarios Conservadores y los Unionistas de Irlanda del Norte (DUP) votaron a favor de mantener a Theresa May al frente del gobierno, mientras que la moción presentada por el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, fue respaldada por todos los partidos opositores, incluidos el Partido Nacional Escocés (SNP) y los demócratas liberales.
Todo esto pone en muy mal pies a los británicos y el resto de Europa piensa que Gran Bretaña tendrá que optar por olvidarse del Brexit o salir de la Unión Europea bajo las condiciones de los países que la componen.
La debilidad política de Gran Bretaña y la de EE.UU. originada por la mala conducción de sus líderes está poniendo en peligro varios acuerdos internacionales incluida la OTAN; también se pone en riesgo una serie de acuerdos comerciales y la llamada guerra comercial entre China y Estados Unidos terminará con el liderazgo norteamericanos en un par de años pues EE.UU. siguiendo las políticas racistas y antieconómicas de su Presidente sólo está consiguiendo que EE.UU. sea rehén de sus propios errores pues nunca, anteriormente, ni siquiera durante la Guerra de Vietnam, el pueblo norteamericano había sido tan desprestigiado.
Existe o existía la costumbre de que los británicos decían o dicen que los estadounidenses son “los más tontos” Puede que Reino Unido ya no tenga derecho a decir que los estadounidenses son más tontos, pero Estados Unidos claramente no tiene derecho a sentir ningún tipo de superioridad política. Es claro que algunos sectores de la sociedad estadounidense ahora sienten cierta solidaridad hacia Reino Unido, un alivio por no ser los únicos cuyo país se ha transformado en un completo desastre. Se ha conformado una nueva relación entre Reino Unido y Estados Unidos: los une el hecho de haberse convertido en los hazmerreíres del mundo.
E-mail: [email protected]
Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page