CrónicasEn voz altaFeaturedIntegridad territorial

 ¿Qué hace Marruecos en la C24?: Útil y explicativo

Argumentos

 

 

Víctor Hugo tenía razón: “La forma es la sustancia que sube a la superficie”. Sin embargo, paradójicamente en España la forma y la esencia del prefabricado problema del Sahara no sube a ninguna superficie por más fehaciente y explicita que es la realidad.

Por ello entendemos que seria, además de contraproducente, contra productivo no abrir los ojos y ver la realidad del “conflicto” que algunos han creado.

Porque el « problema » del Sahara marroqui en la C24 sirve a los detractores de la integridad territorial marroqui de pretexto para afirmar y reafirmar que esta cuestion aun no està zanjada, lo que permite, por obvias razones geopoliticas, a algunos de insistir en este espejismo.

La realidad, simple, sencilla e irreversible es la que expuso el embajador representante permanente de Marruecos ante la ONU, Omar Hilal cuando dijo que « Desde la firma del acuerdo de Madrid el 14 de noviembre de 1975, el principio de autodeterminación preconizado en el Capítulo XI de la Carta de las Naciones Unidas ha dejado de aplicarse definitivamente al Sáhara marroquí ».

Hechos y no palabras:

En este contexto, el diplomático marroquí destacó que los parámetros decretados por las resoluciones fundacionales de autodeterminación, en este caso la 1514 y 1541, en particular, que el territorio debe estar « geográficamente separado y étnica o culturalmente distinto del país que lo constituye ». Los administradores no son de ninguna manera predecibles para el Sahara marroquí”, añadiendo que “ninguno de estos requisitos es oponible al Sahara marroquí”.

Más clara, el agua, pero el dolomítico marroquí quiso ser más explícito con los peores ciegos y peores sordos que ni quieren escuchar ni quieren ver. Urge recordarlo:

1- El Sahara no está separado geográficamente de Marruecos. El Sahara es la continuidad natural del Reino. Layun, Smara, Bir Lahlou, Tifariti, Dajla o Guergarate están vinculados territorialmente a Sidi Ifni, Goulmime, Tarfaya y otras regiones del Reino. Estas ciudades no están separadas por un mar, ni por un río, ni por miles de kilómetros.

2- Los componentes tribales y étnicos de la región del Sahara marroquí son los mismos que los del norte del Reino. Las tribus de Layun y Dakjla son las mismas que las de Sidi Ifni y Tarfaya. Además, por su forma de vida nómada, la extensión de estas tribus también se puede encontrar en países vecinos.

3- La población del Sahara marroquí tiene la misma religión que el resto del Reino: el islam. Las oraciones en las mezquitas se hicieron en nombre de Su Majestad el Rey de Marruecos, Comandante de los Fieles, mucho antes de la ocupación española, tanto en Layun, Dajla, como en Fez, Marrakech y Rabat.

4- El árabe y el dialecto Hassani son las lenguas maternas que se hablan también en Layun y Dajla, como en Tan-Tan y Zag.

5- La cultura Hassan es el patrimonio compartido entre las regiones del Sahara y las más al norte del Reino. Se celebra y protege como patrimonio nacional en todo Marruecos « .

Conclusión:

A la inaplicabilidad de todos estos criterios al Sahara marroquí se suma la fuerza jurídica, las verdades históricas y la legitimidad política, para certificar, si aún es necesario, que el Sahara marroquí no es una supuesta cuestión de descolonización, ni un tema de autodeterminación, y menos aún de un denominado “territorio no autónomo”, insistió el Embajador Hilale, invitando a los miembros del Comité a hacer una simple comparación entre el Sahara marroquí y los territorios inscritos en la agenda de la C24, para darse cuenta de que no hay similitud ni semejanza con las situaciones de los 16 “territorios no autónomos”.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page