CrónicasFeaturedLas cosas lo que son

Quemaron la bandera nacional: No… no pueden ser rifeños

Delincuencia politizada

 

Se trata de unos de estos incalificablemente irresponsables actos sobre los que no se puede permanecer indiferente ni imparcial.

Quemar los colores nacionales y los retratos del Soberano, símbolo de la unidad y del orgullo nacionales es grave. Muy grave porque es un insulto a todos los marroquíes, a su frente los rifeños y a todos los amantes de la paz y de la justicia en el mundo.

Para los comanditarios (barones del tráfico de drogas buscados internacionalmente) financiar un viaje Bélgica-Francia (Metz) y proporcionar la “infraestructura” necesaria (banderas, pancartas, retratos además de las dietas del viaje y de la ‘misión’) forma parte de su estrategia destinada a hacer presionar sobre Marruecos para obligarlo a retirar su orden internacional de búsqueda y captura.

La respuesta ha venido de donde debía venir: del Rif y los rifeños y de todos los marroquíes que expresan de diferente manera y en diversos medios su indignación ante tan criminal acto.

Una bandera nacional es de todos y el Rey es rey de todos los marroquies. Que un grupo de delincuentes, por obvias razones y evidentes motivaciones no comparten esta visión no va a alterar la comunión entre el pueblo y su rey ni la adhesión, mil veces expresada de los rifeños a su país y a su soberano.

Show More

Related Articles

Close
Close