CrónicasFeaturedVela en la obscuridad

“Quid.ma”: “En su último informe, AI franquea una  nueva etapa y avanza hacia un nuevo nivel de inconsistencia

Prensa

En su informe del 22 de junio, la organización Amnistía Internacional (AI) da un nuevo paso y avanza hacia un nuevo nivel de inconsistencia, un nivel sin precedentes en los anales de los derechos humanos, escribe el sitio de información “Quid.ma”.


En una columna firmada por Larbi Annir, el portal electrónico señala que los informes de Amnistía Internacional, especialmente los relacionados con Marruecos, se han convertido en contraejemplos de escuelas, que demuestran, con texto de apoyo, hasta qué punto puede la ONG supuestamente independiente, llegar cuando está cegada por prejuicios, guiada por intereses mercantiles, socavada por conflictos de intereses y desviada de sus ideales iniciales.

En su último informe, Amnistía desafió toda lógica, recurriendo a una serie de falsedades, generalizaciones, especulaciones, aproximaciones, atajos, mentiras, lo que constituye un montón de argumentos falaces dignos de ser como se enseña en las lecciones de retórica como un ejemplo típico de falacia, observa el autor del artículo, señalando que es inútil detenerse en las taras que están a puntto de convertirse en “las características constantes de las obras de Amnistía Internacional.

En este sentido, el sitio de información cita el incumplimiento de los requisitos metodológicos mínimos para informar sobre la situación de los derechos humanos, la pobreza fáctica, la flagrante falta de coherencia y credibilidad, recordando que “Es suficiente para el lector exigente consultar” la entrada (Marruecos) “en el resumen ejecutivo del informe elaborado en 2019 por este oligopolio de comerciantes de derechos humanos, para notar estas diferencias deplorables.

En su informe, Amnistía, en un lenguaje de aproximación y digno de traficar, autorreferencia con desconcertante ligereza, subraya el autor del artículo, argumentando que el pasaje falaz de probable a cierto, tiene lugar en Amnistía, de una manera que desafía todos los requisitos metodológicos conocidos para informar sobre la situación de los derechos humanos.

De una probabilidad simple, Amnistía formula una hipótesis, señala el portal electrónico, explicando que para ocultar la escandalosa falsedad de su razonamiento lleno de fallas, especulaciones, mentiras y extrapolaciones sin fundamento, la ONG utiliza prejuicios y los estereotipos negativos habituales con respecto a Marruecos.

El informe está plagado de juicios de valor, continúa el autor del artículo, y señala que los lectores informados y los especialistas en informes de derechos humanos no dejarán de notar que el razonamiento falaz adoptado por Amnistía, en su informe solo tiene como objetivo enmascarar un hecho abrumador y deplorable, a saber, la ausencia de pruebas, o incluso cualquier indicación o comienzo de evidencia. El análisis crítico de la estrategia de argumentación falaz adoptada por Amnistía, como se desprende de su informe, se confirma por el hecho de que las autoridades marroquíes, confiadas y transparentes en su enfoque, desafiaron pública y abiertamente a Amnistía, exigiendo que se presenten pruebas para corroborar sus acusaciones, continúa, y agrega que Amnistía no ha aportado ningún elemento nuevo que no esté incluido en su informe.

El portal electrónico también subraya que Marruecos es un estado democrático regido por el estado de derecho, su Constitución garantiza el secreto de las comunicaciones privadas y protege la privacidad, explicando que este hecho es una realidad cotidiana vivida y que no puede ocultar esta realidad, clichés despectivos , con un sabor neocolonial, transmitido por Amnistía y ciertas ONG, incapaces de reconocer, por diversas razones, los avances democráticos de un país en desarrollo africano y árabe, guiado por una monarquía constitucional, democrática, parlamentaria, social y protectora de Derechos y libertades fundamentales.

Amnistía ha fallado, una vez más, en los requisitos metodológicos más básicos para verificar la información relacionada con presuntos abusos de los derechos humanos, insiste el autor del artículo, argumentando que esta observación se ha vuelto habitual, Lo que merece esta vez un “análisis complementario”, que solo los economistas y especialistas en ciberseguridad pueden llevar a cabo, para aportar la luz necesaria, son las áreas grises y los manantiales mercantiles, que puede explicar, en parte, las acciones de Amnistía.

Fuente: MAP/Quid

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page