Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Quinta columna: Es todo lo que le queda a Changriha

Vende patrias

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

De mal a peor. El régimen de Changriha en Argelia cosecha la tormenta después de haber sembrado el viento. Nunca antes el gran país productor/exportador del crudo tenía tan baja carisma y tan baja finanzas.

El complejo marroquí cuesta mucho y es mortal, además de inútil. Recurrir a las vende patrias es una práctica de los regímenes autoritarios que en el Sahara marroquí está asestando un golpe fatal a la imagen de la dictadura militar en Argelia.

En el mundo no es fácil convencer a nadie de unos extraños derechos humanos moldeados por el general Changriha. Los Derechos Humanos son otra cosa y para pretender ser militante de los nobles derechos humanos no basta ser un vende patria a sueldo y respaldo de los enemigos.

Ahora bien: si las fronteras están cerradas a cal y canto, el interior se auto-defiende. El Sahara marroquí y su ejemplaridad en materia de derechos humanos es de notoriedad publica y no depende de la APS argelina ni de ningún otro órgano a sueldo de la institución militar argelina.

En síntesis, un último cartucho mojado que utiliza Argelia en un alarde de acción quijotesca con Sanco panzas femeninas.

La poca vergüenza no mata pero hace caer las máscaras.

Otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

  • Argelia sin su Polisario ¿Cómo sería?

  • Argelia y su Polisario: Hablar sin comprender

  • Campamentos de Tinduf ¿Insolación o ignorancia?

  • Argelia y su Polisario: Entre la realidad y la ficción

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page