América LatinaCrónicasCulturaFeaturedFin de Trayecto

RACCONTO Elias D. Galati (Argentina)

Tribuna infomarruecos.ma

El racconto, es un término del idioma italiano muy usado en nuestro léxico común; significa una acción retrospectiva que resume o repasa hechos pasados.

La historia puede ser real o fantástica, pero es la relación actual que produce en el que la cuenta o narra lo que determina el racconto.

Ese recuerdo del pasado, de alguna forma se acerca al presente, y desde aquí vuelve al pasado, generando una interacción personal, que en algún momento puede volverse social.

Cuando se narra en perspectiva, un hecho, una circunstancia, o una acción, se produce el racconto, y en él se realiza una valoración del hecho histórico, que ya deja de ser puramente una relación de lo sucedido, para ser un enfoque personal y valorativo, desde el hoy, desde la situación en que se está, desde el ahora.

Podríamos considerar una sentencia de Jacobo Kogan, que señalaba  “hay hechos del presente, que fundan el pasado”.

Es decir cosas que suceden ahora y que iluminan, le dan sentido a situaciones vividas antes, y de las cuales no habíamos descubierto sus verdaderas facetas.

Si bien la historia tiene un orden cronológico, hay un concepto psicoanalítico que puede ser adecuado a esta situación, y permitir contar el hecho desde el final hacia el comienzo.

Las cosas que han sucedido, sucedieron en un tiempo y un espacio anterior, y no tienen vuelta, no pueden cambiarse, pero la comprensión de lo sucedido, el análisis y el valor del mismo puede iluminarse, y hasta cambiar con circunstancias que han sucedido hoy, en un tiempo ahistórico.

El análisis actual tiene además la condición de poder ser  más objetivo, ya que no existen las pasiones del momento, los lugares que ocupan quienes lo juzgan, y puede ser considerado de una forma más veraz.

También puede formar parte de un “mea culpa”, en el cual se analice la responsabilidad que  tuvimos  en los hechos considerados, y que en su momento fueron tenidos como correctos o justos, y que en rigor de verdad pudieron no serlo.

Este pensamiento crítico es de vital importancia, sobre todo desde la adultez y a la distancia, porque en el fondo debe ser un pensamiento que nos enseñe a pensar.

Cada uno, debe refundar su pensamiento, con lo que fue, lo que tuvo y con las ideas e ideales de su vida, pero comprendiendo que la vida es proyección, progreso, y que si no sucede así, se estanca, no sólo como persona, sino también en su rol social y ese estancamiento se transmite a la sociedad.

Aprender a pensar, es considerar desde que lugar pienso.

Es la primera crítica que ilumina mi historia, y la historia de la comunidad; la relación de los hechos narrada desde que lugar, desde uno mismo, desde el grupo social, desde la consideración que debo entender al otro, tal como me entiendo a mí.

Entonces como decía Kogan, este hecho del presente, funda mi pasado, ilumina y le da sentido al pasado.

Es como ponerse anteojos de colores y ver la realidad de otra forma.

El racconto de mi historia, de la historia de mi comunidad, de la historia de mi país, toma otra dimensión, lo comprendo y lo narraré de otra manera.

Pero por sobre todas las cosas, a partir de ahí, mis pensamientos y mis acciones tendrán otra dirección, irán a otro destino.

Aprenderé a pensar que mis actos, fueron producto de mis falencias, y que los actos de los otros, también lo son.

Aprenderé que vivo con el otro, en una misma comunidad, siguiendo un mismo camino y hacia el mismo destino.

Entonces no estoy aislado de los demás, mi destino es también el de ellos, y se forma junto con el de ellos.

Aprenderé que todos somos deudores irredentos, que todos en mayor o menor medida, tenemos deudas que pagar, porque el fundamento y la base de todo es la vida, y la vida es un don, gratuito, y que no puedo pagar de ninguna manera, sólo ponerme en la cadena de la existencia, y recrear la vida física o espiritualmente.

Entonces yo también debo, yo también yerro, ya también me equivoco, como todos.

La magnitud es distinta y las responsabilidades también, pero el concepto es el mismo.

Aprenderé entonces a vivir, entender y juzgar desde la bondad, desde el perdón  y por sobre todo a comprender que no hay justicia posible sin misericordia, y que mi hermano es también y forma parte de mi mismo.

 

Elias D. Galati

 

SIN QUERER

 

Hay cosas que haces sin querer

por descuido o por no ser queridas

es la vida  que acota tu poder

o deja tus ilusiones perdidas

 

hay cosas que haces sin querer

porque otra acción no es permitida

no hay remedio, las debes padecer

es tu realidad que debe ser vivida

 

hay cosas que haces sin querer

pero que en el fondo son queridas

pues sabes que son tu deber

 

o por vivirlas compartidas,

y aquellas que haces también

por quien amas sin medida

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page