CrónicasFeaturedFin de Trayecto

Recordando al Dr. Cenarro (1953-1898): Un monumento abandonado sobre la tumba de un hombre que dio mucho a Tánger

Recuerdo-Homenaje

La tumba y el monumento, ubicados en los jardines del histórico edificio de la “Mandoubia”, se encuentran en pleno corazón de Tánger, justo a la entrada de la medina, donde se encuentran importantes e históricos monumentos.

  Debajo de este monumento se encuentra la tumba del famoso doctor Severo Cenarro, que se estableció en Tánger en 1884 y vivió allí hasta su muerte en 1898.

  Este hombre olvidado salvó a Tánger dos veces de la epidemia de cólera en 1885 y 1895

   A su llegada a Tánger, notó negligencia, suciedad y falta de iluminación en los callejones, por lo que se unió a un grupo de personas celosas para establecer el Consejo de Salud e Higiene en 1885, cuando se iluminaron y limpiaron los callejones y se cavaron las alcantarillas sanitarias.

  – Puso materias contra bacterias y microbicidas en los pozos extendidos en la ciudad.

 – Fue nombrado director del primer hospital de Tánger en 1888.

– Abrió la primera calle de piedra fuera de los muros de la ciudad, que llevaba su nombre – Calle Ibn Al-Abbar ahora.

– Estudió medicina y cirugía en Zaragoza, y formó varios médicos  marroquíes y extranjeros.

– Controlaba los barcos que atracaban en el puerto de Tánger, donde examinaba a los marineros para que no transmitieran las enfermedades infecciosas a los residentes de la ciudad.

Fue premiado por el sultán Mouley Hassan I (1836-1894).  

–  Trabajó en el hospital español –del que llegó a ser director- creado por los franciscanos en 1888  debido a la iniciativa del padre José Lerchundi (1836-1896).

  Murió en la flor de su vida a la edad de 45 años, y su monumento descuidado se estableció en reconocimiento de lo que le dio a la ciudad, el 17 de enero de 1899, en el primer aniversario de su muerte.

   La primera calle empedrada y arbolada en Tánger llevaba el nombre de Paseo Cenarro, en la zona del Marshan.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer