Tú, por ejemplo

Reflexión para empezar el día Mohamed y Yassin: Una lección para no olvidar Tarik Amhih El Muhajjir  Desde Madrid

 

Estaba ojeando la revista de la Fundación del  Real Madrid en su edición 54 cuando me atrajo la atención una foto. Casi de doble página, lo que más sobraba en ella era precisamente el comentario. Una sonrisa y la misma inocencia. Dos hermanos marroquíes Yassin y Mohamed de casi 12 años pertenecientes a la escuela socio deportiva  de Tánger que desarrolla su actividad en el complejo social Al Assadaka (La Amistad) en Marruecos.

 A pie de la misma, viene una frase elocuente que dice que con sus cánticos llevaron la alegría a la edición de la Copa Alma 2016, un torneo de convivencia  multicultural de tres días que lo organiza la Fundación del Real Madrid para las escuelas socio deportivas. Participaron 9 países, Portugal de anfitrión, y Marruecos estaba presente. Los cánticos por supuesto, casi nadie los entendía, pero animando incluso a sus rivales en el campo y en el banquillo, chocándoles las manos de forma efusiva   no dejó indiferente a nadie. A  tal extremo llegó la cosa que sus cánticos se convirtieron en el himno de todos. Dicen que hicieron muchos amigos de Rusia, de Hungría, de Portugal, de España y que lo pasaron bien. Y de aquí el kit de la cuestión: la educación y la convivencia en el desarrollo del ser humano.

La religión no era impedimento y el idioma no era obstáculo. El miedo al indiferente se palea con abrirse a la gente. Con darse la oportunidad para entenderse. La igualdad de género es sublime, el paraíso está debajo de sus pies y  sin ellas no hay ellos. Mohamed y Yassin dieron una lección, falta hace que los mayores tomen ejemplo.

 La próxima edición tiene que ser en Marruecos, a buen seguro con un Cuscús sus cánticos serán mejores.  

18/01/2017   

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page