Tú, por ejemplo

Reflexión para empezar el día No estamos todos los que debemos Desde Madrid

Según parece hay marroquíes que no se dieron o no quieren darse cuenta que Marruecos ha cambiado de velocidad. De pausado a activo, de esperar el acontecimiento a buscarlo. Sin embargo y desgraciadamente el esfuerzo que hace Mohamed VI para sacar el país adelante, no va acompañado con la misma dinámica y tenacidad de algunos ,llámense políticos o funcionarios, tanto los que están dentro o fuera del país . El ciudadano de a pie, consciente de la situación, busca consuelo y justicia en su Majestad. Algunos han tenido la inmensa suerte de darse con él. Otros,los que estamos fuera siempre nos queda la esperanza .Todo llega.

Eran los ochenta y parece que fue ayer. Muchas vivencias pasaron y pocas quedan por pasar. Ser viejo y tirar de la memoria es una bendición de Dios. Nunca se sabe lo que guardan los días venideros. Llevarlo todo a la tumba tampoco es plan. Me decía un gran amigo tetuaní que él odiaba el verano. Era Director de un alberque al que acudían muchos saharauis para pasar sus vacaciones. Grupo viene y otro en camino. Era un goteo sin cesar. Le suponía más trabajo y mucha dosis de echar la vista gorda. A la vuelta de cada grupo, llevaban todo lo que veían. Desde el jabón hasta la televisión. Cortinas, toallas, almohadas, vasos, radios, relojes… o sea todo de todo. Luego exigían un autobús más grande para volver a sus casas. Ahí metían todo lo que llevaban más todo lo que compraban. Cuando él hablaba con sus superiores, la consigna era clara: Mantén silencio, apunta todo y ya luego nos encargaremos de rehacérselo. Muchas cosas se quedaron en la lista para no volver jamás. Pero el silencio se ha mantenido. Otra cosa no era posible, ni de su parte, ni mucho menos de la mía.

No voy a entrar a debatir la impunidad y la falta de perspectiva que nos ha acareado tal actitud. Jóvenes saharauis manipulados hoy en día, incapaces de entender la realidad social. Algunos incluso sumidos al victimismo. Sino me interesa más hablar del silencio que siempre estuvimos entonando. No hablas de esto por miedo a esto. No digas esto que lo utilizan otros. Paz y mañana gloria. Paz la generó el llorado Hassan II, gloria la está edificando Mohamed VI. Pero en medio hay muchos cantamañanas que lo único que hacen es meter palo en las ruedas. Algunos de forma inconsciente, otros adrede.

Inconsciente pero ignorante aquel que ha confundido la bandera de Paraguay con Uruguay. El señor Embajador en su país le llaman vende patria y se quedan cortos.He podido leer algunos artículos en la prensa paraguaya y dan para llorar. El pobre lo estará pasando muy mal. Menos mal que entre esos dos países hay una buena relación. De lo contrario, una confusión de banderas puede perfectamente crear una crisis de estado. De forma implícita se podía interpretar como apoyo de tal o cual país. Y la verdad, no estamos para eso. Imagino que alguien del Ministerio de Exteriores marroquí habrá presentado disculpas.Por si acaso, ruego que acepte las mías. Al de Tánger habría que decirle que se presume mejor yendo a la escuela que subir en un coche de alta gama. Mejor designar ese dinero a ayudar a los pobres, construir colegios u hospitales. No será por falta de dónde invertirlo.Lo malo es que la culpa se echará al eslapon más bajo.Como de costumbre.

El otro día, una bronca cariñosa pero razonada me hizo un buen amigo mío desde Marruecos. Literalmente me dijo que cuatro sopla gaitas han podido coexistir en España todo este tiempo, cuando el colectivo marroquí es más numeroso y mejor posicionado. La respuesta querido amigo es que no estamos estructurados y por tanto no estamos representados. Indefensos y simplemente desapercibidos.Ni falta hace que te cuente. Eres inteligente y sabrás añadir de tu mente. Sólo han cambiado las paredes.

Finalmente de otra forma más premeditada y peligrosa, es aquella que supuestamente se puede facilitar información confidencial .¡ A buen entendedor!

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page