Tú, por ejemplo

Reflexión para empezar el día Quebec: Somos todos ¿supongo?!!!! Desde Madrid

12 millones  de los quebequenses son católicos, según el censo del 2011, Alexandre Bisonnette, estudiante  de 27 años, autor de la matanza de la Mezquita que acabó con la vida de 6 musulmanes e hirió a otros ocho, cinco están en estado crítico, es supuestamente  uno de ellos.

No es la primera vez que se cometa un crimen de odio en contra de ese centro, durante el mes de Ramadán alguien ha dejado por ahí una cabeza de cerdo. Por tanto, perfectamente podíamos  aludir que la matanza de Quebec había sido obra de un terrorista católico cristiano. De nada vale atribuirle que era seguidor de Mari Le Pen o de Trump, ni siquiera vale atribuirle que era antifeminista. Orientar las miradas hacia Le Pen o Trump es simplemente desvirtuar una realidad que a nadie interesa comentar. En algunas iglesias también sus misas suelen ser de tinte radical e inquisidor.

Solía decir a un párroco que me unía con él cierta relación, que para mí es tan radical aquel imam que utiliza el mihrab para atacar a los cristianos y a los judíos, que aquel cura que utiliza el púlpito para atacar a los musulmanes y a los judíos. Ejemplo que se puede extender al oficiante en una sinagoga subido a un ‘bimá’ que ataca a los cristianos y a los musulmanes. Ninguna religión va ganar nada  si le cambia la fe a uno o al otro. Si su función es salvar almas, hay bastante labor que atender y bastante terreno a cultivar.los laicos y los ateos van ganando espacio y las tres religiones monoteístas están supuestamente dale que te peco. Perfectamente pues, podíamos meter más cizaña y calentar el ambiente siguiendo estas pautas de manipulación y odio, pero sería nadar en las mismas aguas tan sucias y asquerosas. Es meterme en la misma vorágine que otros. Y traicionar lo razonable sería un grave error de mi parte.

 Injusto pues atribuir a una demencia el concepto de terrorismo cristiano, terrorismo judío o terrorismo islamista. Independientemente del autor, la barbarie es la misma, el resultado es el mismo, víctimas inocentes sin importar su origen y su estatus social. Las religiones están  lejos de promover tal o cual vil atentado. Igual de lejos están de todos aquellos que tergiversan  sus conceptos a favor de una guerra y vida  cruel.    

Sin embargo, La matanza  de Quebec  ha demostrado dos barras de medir. Dos actitudes diferentes, de una misma salvajada. A esta altura, considerar el terrorismo internacional como un acto que atenta a los valores europeos, cristianos y democráticos es simplemente denota una mentalidad rancia, emponzoñada y enferma, como a todo aquel que se empecina en atribuirlo al Islam. El terrorismo no distingue de países, azota casi diariamente a países musulmanes que a europeos. De igual modo se debe reprobar cualquier asesinato en cualquier parte del mundo. Los verdaderos demócratas son aquellos que alzaron la voz cuando pasó lo de Charlie Hebdo, lo del aeropuerto de Bruselas, lo de Madrid, lo de Inglaterra pero también debían ser los mismos que lo hicieron cuando ocurrió lo de Túnez, lo de Estambul, lo de Bangkok y ahora con Quebec. En este sentido echaba de menos una muestra de solidaridad con aquellos que murieron en la mezquita de Canadá por parte de todo demócrata que se aprecie. Un minuto de silencio en la puerta de cualquier  administración española iba a ser interpretada como señal de convivencia de un mismo sentir. Sigo echando de menos que la prensa española se diera cuenta que el terrorismo es internacional ya que  no tiene religión. Gritar supuestamente una cosa u otra no precisa  una doctrina determinada. Con el atentado de Quebec ha cuidado y mucho de no utilizar « atentado terrorista », se ha conformado con matanza, aunque ha encontrado un chebo expiatorio que no era más que un marroquí asustado y ahora es el principal testigo. Ni reportajes, ni cubertura mediática, pasó por encima y otra cosa mariposa.

Ayer todos fuimos Charlie hebdo, todos fuimos Madrileños hoy debíamos haber sido todos musulmanes de Quebec. Es la única forma de derrotar el terrorismo.

 

 

 

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page