América LatinaCrónicasEn voz alta

Reflexiones de El Hassan Achahbar El orgullo de ser Marroquí

Reflexiones

  

Hassan Achahbar experto marroqui en cuestiones latinoamericanas

A veces, un amigo o conocido de un país lejano como pueden ser Argentina, Brasil, Cuba, Chile, Colombia, Guatemala, México, Paraguay, Perú, Venezuela te pregunta asombrado ¿qué tiene de especial y mágico Marruecos por atraer tanto a los visitantes latinoamericanos?

   La respuesta te la sabes, la tienes fresca y a mano, pero se te complica convencer. Pues, esta es la ocasión de pensar en una, con pocas palabras en elogio a esta tierra bendita y siempre adorada, ya no solamente como país de las mil y una maravillas turísticas, sino del Marruecos de Mohammed VI, el del Siglo XXI, pujante, atractivo, amado por unos y envidiado por tantos, y del cual me siento orgulloso.

   Les cuento que me tocó, el miércoles 17 de febrero, encontrándome en Marruecos, recibir la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, conforme avanza el programa nacional de vacunación gratuita y universal, enfocado en una primera etapa en personas adultas mayores de 65 años.

   Esta no fue la gran noticia, ya que la campaña nacional de vacunación contra la pandemia, inaugurada por el propio Soberano, el 28 de enero, avanza a ritmo acelerado y, hoy, Marruecos ocupa uno de los diez primeros lugares en el mundo y, sin lugar a dudas, el primerísimo entre los países africanos y árabes.

   Lo bueno de la experiencia es la impresión que se lleva uno, el orgullo que se siente al saberse bien recibido en los centros de atendimiento y la agradable sensación de estar a gusto y bien tratado tanto por las enfermeras como por el personal encargado de la logística y la seguridad, en igualdad de condiciones, sin importar el estatus social de uno o la categoría del centro hospitalario.

 

   Sinceramente, da gusto pertenecer a ese país, crisol de culturas y civilizaciones euro-mediterráneas, orientales y africanas, las esencias que ha sabido conservar, mantener y defender a lo largo de los siglos, a pesar de ciertos avatares de la historia contemporánea, para avanzar imparablemente, sin complejos y a pasos firmes hacia el desarrollo y la gloria.

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Uno Comentario

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page