CrónicasFeaturedTú, por ejemplo

Reflexiones de Mohamed Al Mrini Hablamos de política en un café morisco

Reflexiones

 

  

Mohamed M’Rini, periodista/escritor

Durante mis frecuentes viajes a la querida Medina, encuentro un verdadero placer parar en uno de nuestros cafés moriscos, muy pequeño, sin comodidades, pero en el que aún reina la calidez humana y el buen carácter.

   Dos raïs (expertos y maestros de la pesca tradicional) discuten los cambios en su ciudad Tánger. Fue en 2016.

– ¡Te lo digo, no hay nada!

– No, no, Tánger está embelleciendo.

– ¿Embellece? … ¿Y para quién embellece? ¿Para ti, tal vez? Tú que después de haber consumido tu té le pides al kahwaji (el camarero) que tenga paciencia hasta mañana… Pero ¿dónde está ese adorno? … ¡Walou! (nada de nada) Te lo digo… ¡makayen walou! (no hay nada)

– ¡Pero veamos! Las calles son amplias, aparcamientos subterráneos, el puerto más grande de África, el puerto de la Medina que se presta a recibir veinte millones de turistas…

–  20 mil millones, quieres decir… (risas en el café)

– y los ricos con sus yates…. ¿No es ese adorno lo que es? Siempre eres negativista, tienes el arte de multiplicar todo por cero.

– Dime, de qué sirve un aparcamiento subterráneo o cualquier otra cosa, tú que ni siquiera tienes una bicicleta de segunda mano…. Ni un burro, por cierto…

   Los clientes del café, divertidos y con grandes sonrisas, prestan atención al diálogo de este “dúo de raïs” que no es ni el primero ni el último.

– ¿Estás hablando en serio o es el efecto del kif jebli, (una especie de tabaco de chira) todavía orgánico, que respiras sebsi tras sebsi ( pipa tradicional).

– Bien! Hablemos de otra cosa! ¿Por quién vas a votar?

– Si tengo el arte de multiplicar todo por cero, el tuyo es saltar de gallo al burro (en dariya el arte de batir agua).

– Wellah, (juro por dios) lo digo en serio; ¿Por quién vas a votar?

– ¿Tú seriamente? Una de las señales del fin del mundo…

Estallidos de risa en todo el café.

– Para responder a tu pregunta, esta vez voy a votar por una mujer, los hombres… qué digo… los varones, ya no hay hombres, limitándose a enriquecerse, a comprar 4/4 y para construir villas.

– ¿Y qué le preguntarás a esta mujer a la que le darás tu voto?

– Una y sólo una cosa: que persiga los pesqueros españoles, europeos, japoneses, rusos…. e incluso algunos de nuestros nacionales de nuestros caladeros.

– Es todo???

– Si hace eso, si logra hacerlo, al menos encontrarás lo suficiente para pagar tu vaso de té … arterias anchas, aparcamientos subterráneos, puerto deportivo, el puerto más grande de África … ¡pobre idiota, vamos! (se ríe y hace reír al café con él.

Traducción: Mokhtar Gharbi

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page