FeaturedTú, por ejemplo

Reflexiones de Mohamed Mrini Algo falla en este extraño sistema   Traducción, M.Gharbi

 
Partidos,
 Elecciones,
 Un gobierno (mayoría absoluta o coalición),
 Un parlamento (representantes del pueblo y sus intereses),
   Hasta aqui, está bien, parece justo, y podría, con mi pequeña cabeza lambda, aprovechar la cosa.
   Pero, cuando el jefe del parlementarisme que, en principio, está bajo esta cúpula para representarme no es otro que el ministro o el jefe de gobierno (ambos de la misma tribu partidista), ¿cómo va este parlamentario a llevar a cabo para cumplir su noble misión, la de representarme para defender mis intereses de alguna manera?
  Hay algo mal con este llamado sistema democrático. No entiendo, especialmente porque lo que se llama oposición política es solo ilusorio… o casi.
Y si, además, los ministros y su jefe unen sus voces a las de los parlamentarios y otros asesores para respaldar sus quejas (salarios, beneficios, pensiones de jubilación y otras ventajas y privilegios…), entonces allí, no tiene más lugar para poner los puntos sobre las ies. Está claro!
   Felicidades a ambas partes por su espíritu de solidaridad y ayuda mutua…

¿Pero qué conseguimos, nosotros el pueblo, en todo este calvario?
   Ciertamente, existe “El Principio, de acuerdo con la constitución…”. ¿Pero dónde está esta constitución en el manejo de los asuntos de un país y su gente?
   Personalmente, no quiero más parlamento. No sirve para nada y, además, tiene un gran presupuesto que se puede usar para, por ejemplo, equipar todos los hospitales existentes y construir otros.

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page