CrónicasFeaturedFin de TrayectoSociedad

Reflexiones de Mohamed Mrini El drama de la vejez

Reflexiones

Mohamed Mrini
Periodista y escritor

  Lo entiendo perfectamente porque, justamente, lo vivo y de cierta forma, lo sufro; lo sufro porque para la mayoría de las personas que han superado los cincuenta, a partir de cierta edad hay que ′′limpiarse », vestir de otra manera, frecuentar las mezquitas lo más posible, tomar aire más que serio, reír menos, sonreír menos, no amar más canciones y música, olvidar y borrar totalmente sus payasadas, aventuras e incluso sus alegrías…. y adherirse absolutamente a esa cultura-legado que quiere que haya conflicto de generación: la generación de eruditos y sabios, y con experiencia contra la de los recién nacidos y, por tanto, tontos que no saben nada de nada y que deben escuchar atentamente a los primeros, sin interrumpirlos y sin hacer preguntas.

Hablo en general, porque gracias a Dios hay viejos-jóvenes de mi especie.

   Es cierto que ser viejo puede representar un problema, a veces una discapacidad, pero uno es como uno es y hay que acostumbrarse. También es cierto, por lo que a mí respecta, que aprendo muchísimo de estos jóvenes, ya que los escucho y no me limito a mirarlos, a criticarlos y, más allá, a juzgarlos.

   Escuchémoslos, bien cuidadosamente, incluso cuando lo que dicen no alegra nuestros oídos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page