Reflexiones de Mohamed Mrini: Hermosa…Pero…

0

    Tánger es una ciudad que nació hermosa, vivió sus hermosos milenios y sigue siendo hermosa… y hermosa, se mantendrá. ¡Pero!

     Sería aún más radiante, y no solo gracias a la Marina y otras infraestructuras que nos empujan a aplaudir a los responsables, si el componente sociocultural rima perfectamente con el hormigón, el ladrillo y el asfalto. Lejos de mí la idea de demoler.
     Mientras tengamos una población, de todas las edades y sexos, que viva en la calle, una cicatriz espantosa, esta belleza se limita al cuerpo sin tocar el alma de la ciudad.
   Es necesario dar vueltas, la noche (desde las 2, 3 de la mañana), un poco en todas partes, para verla, para sufrirla por los sensibles, los humanos de todos modos.
    De 8-9 y hasta 80 años, noches y temporadas enteras, con víctimas y villanos. Otro universo Escondido… marginado… olvidado?
   Otro universo compuesto por ciudadanos marroquíes y por lo tanto de ciudadanos que tienen derecho a lo que les garantiza la constitución.