CrónicasFeaturedSociedad

Reflexiones de Mohammed Mrini‎ Un gran hombre nos deja  

Un puro producto tangerino

 Un gran hombre nos deja.

   Un hombre que mostró la mayor modestia.

   Un puro producto tangerino.

   Un Tangerino cuya amante no es otra que Tánger…    Tánger su inspiración, Tánger que siempre le ha encantado pegarse a su piel, esta piel de “genes” ibnbatoutianos (de Ibn Batuta).

   Tánger su campo de observación donde no se le escapa ningún detalle, a pesar de esta impresión que nos da, la de un peatón que, desde la rue de la liberté hasta su casa, parece concentrado para contar sus pasos, sin tener que barrer, desde su mirada, espacios y superficies que se le presentaron durante su viaje.

   Lotfi Akalay fue, con la excelente elocuencia de su pluma, una elocuencia marinada con mayor frecuencia en la sátira, el mismo tipo de heredero de Tánger a este regalo tanjaoui de observación y el comentario espontáneo que sigue, quien sabe a la perfección su ciudad y sus culturas, su historia antigua y su historia reciente con lo que lleva en él como “Ibnkhaldounism” (de Ibn Jaldoun).

   Nuestra ciudad pierde a un gran hombre, una gran pluma además de ser generosa, un regalo de plumas al alcance de todos.

   Que su alma descanse en paz y, en persona con una cultura musulmana, yo diría: “Allahomma ghfir laho warhamho” (que dios tenga piedad de él).

   Presento mis sinceras condolencias a los miembros de su familia y a sus amigos de todo el mundo.

  No pretendo haber sido un amigo con esta gran personalidad, pero estábamos unidos por una fuerte amistad y respeto mutuo.

Traducido por M.Gharbi

Acerca de Lotfi Akalay

Escritor y periodista marroquí

Nacido en 1943, Lotfi Akalay pertenece a una familia tangerina de padre a hijo, su libertad de expresión lo convierte en una figura de Tánger que también sabe cómo burlarse.

Desde 1990 hasta 1994, escribió sabrosas crónicas humorísticas para Al Bayane, diario de la izquierda, órgano de la clase trabajadora, luego optó por La Vie Economique, portavoz de la comunidad empresarial.

En 1997 dio crónicas de humor a la publicación mensual Femmes du Maroc. Charlie-Hebdo ya había publicado uno de sus cuentos, Le Candidat (el candidato), en forma de telenovela en el verano de 1995. En mayo de 1996, Lotfi Akalay publicó en Éditions du Seuil su primera novela, titulada Les Nuits d’Azed, un libro traducido a varios Idiomas: holandés, italiano, portugués, griego, coreano, turco, chino, español… En junio de 1998 publicó Ibn Battouta, Príncipe de los viajeros con las ediciones de Casablanquesa Le Fennec, una fascinante historia de viaje del “primer turista del mundo”.

 

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page