Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Relaciones hispano-marroquíes: Objetivo oculto de Argelia con su “operación Ghali”

Engaño a España

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Un viejo amigo argelino (Smain B. alias “le redoutable” o el temible, en español) ex asesor securitario en la presidencia con el ex presidente Abdelaziz Bouteflika “recuperado” por el actual mandatario me dijo ayer que “fueron los servicios secretos argelinos los que infiltraron la noticia de Brahim Ghali en España”.

Con un acento triunfalista mi amigo Smain me precisaba que “sabíamos que Rabat no ignoraba que Madrid era co-mentor, junto a nosotros del Polisario, pero sabíamos también que la presencia de Ghali en España debía ser la peor de las armas de destrucción masiva contra las sólidas relaciones entre España y Marruecos”.

No sé hasta dónde puede ser fiable la hipótesis (o manipulación) de Smain, lo cierto es que, ante la ingeniosidad e ingenuidad de la Moncloa, desde anoche cobra cuerpo:

Marruecos convocó ayer al embajador español en Rabat para expresar su « exasperación » por la hospitalización en España de las milicias del Polisario, según ha sabido AFP de una fuente oficial.

¿Misión cumplida o aún queda margen de maniobra ante Marruecos y su nuevo/vejo verdugo, España?

Para Smain, “el gesto de Pedro Sánchez con el Polisario y su patrocinador argelino traduce en voz alta lo que se hacía/decía en voz baja”.

¿Hasta qué punto impactará nefastamente la “operación Ghali argelina en las “excelentes” relaciones entre España y Marruecos?

El futuro próximo se encargará de responder.

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page