CrónicasFeaturedVela en la obscuridad

Residuos Covid-19, un nuevo desafío ecológico por: Noureddine Hazmi

 La proliferación de la pandemia Covid-19, que aún persiste en todo el mundo, dejando víctimas y toneladas de desechos, plantea nuevos desafíos ecológicos, principalmente relacionados con las dificultades para deshacerse de ellas adecuadamente, dijo Soumaya Belkaseh, miembro de la Alianza Marroquí para el Clima y el Desarrollo Sostenible.

Por supuesto, la pandemia ha sido beneficiosa para el clima y el medio ambiente, en general, debido a la paralización, durante varios meses, de diversas actividades humanas en los cuatro rincones del mundo, en el origen de la contaminación atmosférica generada por medios de transporte y unidades industriales, pero no ha sido indulgente en cómo deshacerse de las toneladas de desechos médicos y farmacéuticos que dejan las operaciones de atención vinculadas a la enfermedad,  indicó en una entrevista con MAP.

La pandemia está teniendo repercusiones negativas que están estrechamente relacionadas con el clima, al igual que los desechos médicos y farmacéuticos, agregó la Sra. Belkaseh.

En cuanto a las estadísticas, datos de la asociación de la federación internacional de residuos médicos revelan que el volumen de este tipo de residuos ha registrado un incremento de 50 pc durante el primer semestre del año pasado, según ella, al tiempo que cuestiona la forma correcta de deshacerse de estos desechos, incluidos los objetos cortantes utilizados en cirugía y los residuos químicos peligrosos que generalmente se incineran en los vertederos y provocan la contaminación del aire.

Sin embargo, dijo, cuando estos residuos no se incineran, amenazan gravemente la salud humana, en particular el personal que trabaja en el sector de la limpieza y las personas que frecuentan los vertederos públicos, y señaló que estos residuos se han aumentado significativamente en este período pandémico, además de las mascarillas médicas que aún se agregan a los lotes.

Citando una investigación científica, explicó que estas mascarillas están hechas de un material plástico de difícil degradación, señalando que su presencia en la naturaleza constituye un factor de contaminación, por excelencia, y que su degradación requiere varios años.

Si bien la pandemia ha sido beneficiosa para el clima en términos de reducción de emisiones nocivas, sin embargo, ha dado lugar a montañas de desechos médicos difíciles de manejar, lamentó.

La activista ecologista pidió así el establecimiento de un nuevo arsenal de leyes vinculantes para la protección tanto del medio ambiente como del ser humano, recordando que la ley 28.00 relativa a la gestión de residuos tiene como objetivo principal proteger la salud de los seres humanos y todos los seres vivos que conviven con ellos en esta tierra, ya que prevé la organización de la operación de recogida, la valorización de los residuos y la conciencia de los efectos nocivos para la salud pública.

Respecto a los desechos relacionados con el nuevo coronavirus, la Sra. Belkaseh dijo que el Ministerio de Sanidad ha puesto en marcha una medida procesal para el manejo de los desechos médicos y farmacéuticos, a nivel de unidades de aislamiento para pacientes contaminados por este virus y puntos de recogida de residuos, ambulancias médicas y unidades de tratamiento.

Para la preservación del medio ambiente, propuso recolectar estos desechos, en particular los que no son peligrosos, incluidas las mascarillas médicas, y reciclarlos para su reutilización como materia prima destinada a la industria. MAP

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page