Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sahara 2021: El problema es el Polisario, el MSP la solución

El primero paso...

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Parafraseando al intelectual y político argelino, Noureddine Bukrocuh, “se puede curar de Coronavirus, pero no de la locura: El Polisario prepara a sus niños para atacar a los ejércitos de Marruecos, de estados Unidos, de la OTAN, de…

Va siendo tiempo de hacer una pausa y reflexionar. La guerra fría, sus anacronicos discursos  y su perversa terminología se han quedado atrás en todo el mundo, salvo en los campamentos argelinos de Tinduf.

El mundo y no solo en noroeste africano busca la paz y la paz o se puede encontrar con el Polisario y sus locuras.

Tiempo, pues, de, si no optar por la alternativa que es el Movimiento Saharaui para la Paz, por lo menos comenzar a encarar esta eventualidad. La solución está, por tanto, al alcance de la mano y espera. ¿Qué esperan los demás?

En la ONU como ante muchos países se cree firmemente que es la solución a la pérdida de tiempo y de esfuerzo con el Polisario y su mentor.

El primer paso siempre es difícil, pero luego…

Atadas a la vida, cuando sus hermanos bien y ejercen plena y debidamente sus derechos en el Sahara marroquí, las poblaciones de los campamentos argelinos de Tinduf se merecen, después de 45 años de secuestro, de anomalía y de excepción, una vida normal en la que respiren y vivan libre y tranquilamente.

Para ello se debe cambiar el equipo (interlocutor) que  pierde y obra para encontrar problemas a las soluciones, en vez de lo contrario.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page