Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sahara/Algunos sectores de prensa española: Dajla, un 11 de enero del 2021

Prensa de pandereta

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Ve impotente como, con infinitamente más realismo y pragmatismo geopolítico, Estados Unidos desembarca con todo su peso y su arsenal jurídico en su “ex colonia”. Por lo que, a falta de Sahara, buenas son Ceuta y Melilla.

Sondeos, amenazas imaginarias y la teoría del complot. Cierta trasnochada prensa española ha superado a la polpotiana APS argelina.

A creer una y otra la caída de la capital marroquí no es más que cuestión de días, por no decir horas. Según APS y sus acolitas de España Marruecos no puede resistir un día.

Mientras tanto, en la realidad, la Dajla marroquí se dispone a inaugurar la embajada americana después de ver iniciadas las actividades de muchos organismos e instituciones financieras americanas.

¿Lo que significa esto? Que la APS, sus mentores argelinos y sus aliados españoles no pueden soportar que los saharauis… todos los saharauis, los del Sahara marroquí y los del territorio ocupado de Tinduf disfrutaran de bienestar, de progreso, de estabilidad, de paz y de prosperidad.

De tal modo que si no es el Sahara, que se acaba, es Ceuta y Melilla y si no son las dos ciudades ocupadas seria otra cosa…

Rehén de su obscura y abstracta línea editorial y presa de sus inversores anti-marroquíes, esta prensa española está dando sus últimos coletazos antes de que la luz de la verdad la cegara totalmente.

La morofobia es mortal.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page