Cronica desde Tinduf

Sahara: Crónica de un naufragio de 44 años

Hoy como ayer y como dentro de un, dos o tres siglos

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar .

Hoy los marroquíes celebran legítimamente el 44 aniversario de la Marcha verde. Era el 6 de noviembre de 1975… cuando ni se conocía ni se podía imaginar a un Frankenstein magrebí, creado y manipulado por Argelia.

Hoy se cumplen 44 años desde el comienzo de la pesadilla la población de estos tristes campamentos de preguntan dónde estaba oculto el Polisario y por qué ahora no es fácil cerrarle el pico con surrealistas fanfarronadas y mentiras que se quedan desnudas.

¿Cómo se califica a los huidos de un acontecimiento para volver con…?

El Polisario sin mascara y que nos diga a los saharauis lo que, con la ayuda de Cuba, África del Sur, la desgarrada Venezuela y los que olían petróleo gratis a mil leguas marinas.

El Polisario que vuelve a ocultarse, pero esta vez en sus jaimas (los que no tienen) o sus mansiones en Canarias o en otras partes de España para no tener que contestar donde estaba el 6 de noviembre de 1975.

De hecho ¿Existía? ¿Era otra cosa, otros objetivos, otras finalidades y otra razón de ser? Luego todo se ha desviado… todo se ha desvanecido… todo comenzó a obedecer a la ley de oferta y demanda, al cariz de los petro-dinares y la misión de desestabilizar al molesto e imparable Marruecos.

¡Qué horror!

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page