Sahara: del Instituto Cervantes y de otras estupideces Por Hassan Achahbar

0

Medos españoles informan, citando a Europa Press, que el Polisario ha protestado “de manera oficial” ante el gobierno de Madrid por el proyecto del Instituto Cervantes de abrir próximamente su Centro en la ciudad de El Aaiún.

Ciertamente, el propósito no es “protestar” contra el proyecto del Cervantes, sino dar signos vida, enseñar los colmillos y chantajear en víspera de la visita a Rabat, la primera del nuevo ministro español de asuntos exteriores y cooperación, Alfonso Dastis, para preparar la Cumbre bilateral en presencia del Rey Felipe VI.

La agencia noticiosa y empresarial española retoma un comunicado que el separatismo saharaui endosa a su representación en España, curiosamente difundido en Argel y no en Madrid, y que considera « extremadamente grave » que una entidad « de la envergadura del Instituto Cervantes se preste a una maniobra política” de Marruecos.

Quizás ignora Europa Press que Marruecos es, afortunadamente, autosuficiente en cuanto a medios y personal docente y que se pasa soberanamente de un Instituto Cervantes para aprendizaje del idioma español en todos sus establecimientos desde la primaria a la universidad.  

El Polisario ya ha protestado anteriormente y continuará protestando cuantas veces lo desee. No es noticia como tampoco lo es el insistir en el supuesto “error” del departamento del ministro español de interior, Juan Ignacio Zoido, al referirse en dos comunicados en un mismo día, el pasado diciembre, a la ciudad de Dajla como una localidad marroquí.

El problema es más bien de estos incalificables medios españoles que disfrutan jugando el juego del separatismo por una afición anti-morisma. Obviamente, no es el proyecto de un Centro Cervantes en El Aaiún o porque el pueblo saharaui « no ha sido consultado » lo que preocupa y atormenta a los impulsores del separatismo saharaui en España.

La angustia emocional del Polisario y la frustración de los portavoces de esta cascara independentista es porque el desbarajuste continúa aumentando a más de medio año de coronarse en la jefatura un reo de la justicia española, Ibrahim Ghali. El verdadero dilema para unos y para otros es cómo deshacerse de este “presidente” de la alegórica república saharaui que no puede poner los pies en la “Madre Patria”.