CrónicasFeatured

Sáhara: El embajador de Marruecos en Ginebra desmitifica las elucubraciones quiméricas de Argelia en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

elucubraciones quiméricas

Ginebra – Map

El embajador de Marruecos ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, Omar Zniber, puso al descubierto, con pruebas, las falsedades y elucubraciones quiméricas y engañosas difundidas por Argelia en cada sesión del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU sobre la cuestión del Sáhara marroquí.

En una carta enviada a las misiones diplomáticas acreditadas en Ginebra en vísperas de la 46º sesión del CDH, Zniber llamó la atención sobre el carácter sesgado y políticamente motivado de la declaración « que, en cada sesión, apunta y ataca indebidamente al Reino de Marruecos en relación con el diferendo regional sobre la cuestión del Sáhara », denunciando la instrumentalización política de esta cuestión por un grupúsculo que actúa a instigación de Argelia para desviar los debates del Consejo.

En esta carta, Zniber presentó un panorama histórico del proceso de culminación de la integridad territorial del Reino, del diferendo artificial en torno a la marroquidad del Sáhara y de los esfuerzos creíbles del Reino para poner fin a este conflicto, que no es más que un residuo de la guerra fría.

En este sentido, el embajador marroquí recordó que este diferendo regional surgió de la división del territorio del Reino de Marruecos en varias partes separadas por las potencias coloniales, destacando que, tras el fin del protectorado francés, Marruecos recuperó por etapas su integridad territorial, la provincia de Tarfaya en 1958, la de Sidi Ifni en 1969 y, por último, sus provincias del Sáhara en 1975, mediante un Acuerdo bilateral con España, debidamente registrado ante las Naciones Unidas, a raíz de la opinión consultiva emitida el 16 de octubre de 1975, a petición de Marruecos, por la Corte Internacional de Justicia, estimando que el Sáhara no era una terra nullius y que sus poblaciones prestaron, sin interrupción, lealtad a los Reyes de Marruecos.

A raíz de este acuerdo de Madrid, la recuperación y la integración de las provincias del Sáhara las convirtió en objeto de un diferendo artificial provocada por razones geopolíticas por Argelia y el régimen libio de Gadafi, en relación con las implicaciones de la Guerra Fría, su ambición hegemónica y su antagonismo ideológico con las opciones soberanas de Marruecos en la escena internacional, recordó.

Desde entonces, es decir, hace casi medio siglo, prosiguió el embajador, Argelia, por medios militares, diplomáticos y financieros, apoya a las milicias separatistas armadas del polisario, creadas para oponerse a la integridad territorial del Reino de Marruecos en nombre de la llamada lucha contra el colonialismo y la autodeterminación.

Zniber precisó que el polisario no tuvo ninguna existencia antes de que Marruecos iniciara la recuperación de sus provincias, y nunca se manifestó durante la ocupación colonial. « Se trata simplemente de la emanación de ambiciones geopolíticas ocultas, y sin embargo muy evidentes para todos », prosiguió.

En cuanto al principio de autodeterminación que los dirigentes argelinos alegan querer defender, Zniber recordó que, como prueba de su implicación directa e interesada, y en contradicción total con este principio, estos mismos dirigentes argelinos no dudaron en presentar, en 2001, al enviado personal del secretario general, James Baker, un documento que propone abiertamente la partición de las provincias concernidas, en una reunión a puerta cerrada en Houston.

Se trata, por tanto, de una contradicción importante con su supuesto compromiso con la autodeterminación, además de que esta propuesta consistía, de manera flagrante, en separar por fronteras ficticias a las poblaciones y las familias.

En cuanto a la lucha contra el colonialismo, el diplomático marroquí indicó que Marruecos ha librado una lucha encarnizada de varios decenios contra este fenómeno, no sólo en su propio territorio, sino mediante el apoyo militar, financiero y diplomático a numerosos países africanos hermanos, en primer lugar, a Argelia.

También recordó que Marruecos alentó y apoyó directamente la heroica lucha del pueblo sudafricano contra el régimen del apartheid, con el liderazgo del héroe mundial Nelson Mandela.

Asimismo, desde 2007, a petición de las Naciones Unidas, Marruecos presentó una propuesta encaminada a resolver definitivamente el diferendo sobre el Sáhara, mediante una iniciativa de autonomía que, desde entonces, cuenta con la adhesión de una gran parte de la comunidad internacional, recordó Zniber, subrayando que el Consejo de Seguridad, a través de sus múltiples resoluciones que le han seguido, considera esta iniciativa como la « vía creíble y seria » para resolver este diferendo, preservando la integridad territorial de Marruecos y ofreciendo las adaptaciones necesarias.

Por lo tanto, se trata, en la práctica y en el fondo, del derecho del pueblo marroquí a preservar su integridad territorial, principio basado en la Carta de las Naciones Unidas y establecido también como corolario en la resolución 1514 que define el derecho a la autodeterminación, afirmó Zniber.

« Desconociendo voluntariamente estos principios fundamentales, un grupo reducido y aislado presenta, en cada sesión del Consejo de Derechos Humanos, y a instigación de Argelia, una declaración hostil, infundada y contraria a todas las realidades, presentando el estatuto del Sáhara como un territorio ocupado, y pretendiendo, sin ninguna prueba, que se ejercen restricciones a las libertades y a los derechos humanos », dijo.

Para el diplomático marroquí, esta declaración, repetitiva y alejada de los hechos, hace siempre una lectura truncada y falsa de las decisiones del Consejo de Seguridad y de los sucesivos informes del secretario general de las Naciones Unidas, que reconocen de la manera más formal, la validez de la iniciativa marroquí de autonomía como « creíble y seria ».

Contrariamente a las prácticas conocidas en la mayoría de los países del grupo hostil, la iniciativa de autonomía preconizada por Marruecos es testimonio de su apertura democrática y del reconocimiento de las especificidades y de la gestión local de sus asuntos por parte de las poblaciones concernidas, observó el embajador.

Despreciando el carácter sereno y positivo que debe prevalecer en los debates del Consejo de Derechos Humanos, los países hostiles de la declaración contra Marruecos constituyen un grupo limitado y que ha retrocedido notablemente en los últimos años, tras la retirada de la mitad de sus miembros, sostuvo.

En efecto, precisó el embajador, la mitad de las delegaciones que antes pertenecían a este grupo, convencidas por los esfuerzos de persuasión, se dieron cuenta de las realidades y de lo que representan las milicias separatistas del polisario, manipuladas contra Marruecos.

En cuanto al ejercicio de las libertades y la situación de los derechos humanos en las provincias del sur, son objeto de una interacción honesta, activa y sustancial con los mecanismos pertinentes del Consejo de Derechos Humanos, que han visitado en varias ocasiones estas provincias, así como las secciones competentes en la materia del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, destacó Zniber.

Reforzado por la justeza de su causa nacional y el apoyo abrumador de la población, « Marruecos no impide que los pocos activistas separatistas que viven en las provincias del sur se muevan, llevando a cabo una propaganda directa, aquí mismo, físicamente, en Ginebra, disponiendo de documentos de viaje marroquíes », indicó el embajador, añadiendo que varios de ellos figuran en la lista de dirigentes del polisario y visitan los campamentos militares de este grupo separatista, en el territorio del país vecino del este del Reino, en este caso Argelia, llamando a ataques armados, para luego presentarse como supuestas víctimas.

Zniber destacó el compromiso de Marruecos a nivel mundial con la acción humanitaria y como agente de preservación y mantenimiento de la paz, y así se reconoce en su papel de facilitador de la paz, en particular en la región del Oriente Medio, en Libia, en el Sahel, y más ampliamente por su acción de desarrollo en el conjunto del continente africano.

« Mi país desarrolla la cultura del diálogo y de la consolidación de la paz, lejos del cliché que implica la declaración hostil, que la mayor parte de los autores, en cuanto a su balance en el ámbito de los derechos humanos, no pueden de ninguna manera, y sin legitimidad alguna, permitir que el Reino de Marruecos sea el objetivo », añadió.

A este respecto, el embajador marroquí afirmó que « la declaración hostil, reiterada y sin matices, no sólo no aporta ningún valor a nuestros debates, sino que contribuye a exacerbar su politización ».

Con esta declaración, sus principales patrocinadores se mantienen en una posición de obstrucción que no contribuye en modo alguno a la búsqueda de una solución al sufrimiento de las poblaciones retenidas contra su voluntad, desde hace décadas, en los campamentos de Tinduf en Argelia, y que nunca fueron censadas, debido a la negativa de las autoridades argelinas y a la flagrante falta de respeto de las instrucciones del Consejo de Seguridad sobre este punto esencial, dijo Zniber, sosteniendo que estas poblaciones se ven, lamentablemente, como parte de una estrategia geopolítica condenada al fracaso, con un coste humanitario exorbitante para la comunidad internacional, que dispone ahora de todos los medios adecuados para ponerle fin.

« Las especulaciones, mentiras y acciones del grupo hostil no tienen otro objetivo que desviar al Consejo de su noble misión y contribuyen, lamentablemente, a prolongar la ausencia de toda perspectiva de integración regional en el norte de África, asumiendo así una gran responsabilidad ante la historia y el futuro de los pueblos hermanos de esta región », añadió.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page