FeaturedMarruecos

Sahara: El fin de la resaca argelina en América Latina

 

El separatismo saharaui, instrumentado desde Argelia por su régimen cívico-militar y un Frente Polisario sin causa, vive su última resaca en Latinoamérica. Hasta aquellos medios cubanos que anteriormente le servían de repetidores parecen haberle bajado el pulgar. Ya les llegará el turno a los canales iraní HispanTV y venezolano Telesur y a cuantos portales de aquí y de allá que continúan alentando a las hienas en el desierto argelino.

En esa línea, llama la atención la actitud del Uruguay y su aparente cambio de parecer en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU, aunque a este cambio hay que tomarlo con pinzas en espera de que Montevideo decida, definitivamente, adecuar su discurso a los nuevos tiempos.
Pero desde ya, el representante charrúa ante Naciones Unidas, Elbio Rosselli, ha dejado claro en declaración a la agencia española EFE, que “la mayoría de miembros está de acuerdo en que el Polisario tiene que retirarse” de la zona de Guerguerat, una sugerencia que a muchos no parece haberles caído bien y que el venezolano Telesur simplemente ha obviado.
El diplomático uruguayo coincidió en que el ánimo del Consejo de Seguridad es que “se relance de una vez por todas” el proceso político y aseguró al respecto que “El informe del secretario general establece una serie de parámetros para buscar un nuevo proceso político”.
Mientras, Marruecos sigue enfrentando con determinación las especulaciones, firme en su convicción de que por mucho que dure la noche siempre aclara y que no hay mal que dure una eternidad. Sabe perfectamente lo que se juega en América Latina en esta nueva etapa y actúa en consecuencia.
Marruecos todavía no muestra sus mejores cartas pero dio aviso con el restablecimiento de las relaciones con Cuba. Y en la misma perspectiva, se puede observar el duelo entablado recientemente en el Comité Especial de Descolonización de la ONU con el representante de la Venezuela chavista.
Hoy, la piratería diplomática argelina, sin los petrodólares y sin principios, no tiene a nadie para respaldar sus ligerezas. Lo advertimos y lo volvemos a reiterar: Argelia jugó sus últimas cartas en el asunto y debe admitir que en Latinoamérica perdió la “madre de todas las batallas”, aunque siempre le queda siempre el consuelo de mantener enganchados a grupos parasitarios de izquierda que hacen méritos para seguir disfrutando de los safaris saharauis a cuenta de la ayuda humanitaria internacional vegosamente desviada por los bandidos del Frente Polisario. 
Más allá, se acabaron los golpes de efecto ejecutados durante los años de la Guerra Fría y ensalzados en los últimos tiempos por supuestos grupos solidarios, espurios intereses, corruptelas y fugaces adhesiones de trasnochados gobernantes del llamado Socialismo del Siglo XXI.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page