Sahara:  El limbo de la ONG brasileña Cebrapaz Por Hassan Achahbar (*)

0

   Los responsables de la ONG “Centro brasileño por la paz y la solidaridad de los pueblos” (Cebrapaz) viven en un limbo existencial al cual los regímenes chavista, castrista, persa y argelino no son ajenos.

   En la última semana de febrero, la ONG estuvo presente en los campamentos argelinos de Tinduf, invitada al circo independista saharaui por el separatista Frente Polisario. Representó a la ONG el jefe de su antena en Brasilia, Marcos Tenório, acompañado durante una semana por la “directora de comunicación”, una activista “pro-Palmestina, Moara Crivelente.

   Marcos Tenório con su jefa, Socorro Gomes, presidenta de la ONG, se reparten las cajetillas diplomáticas en Brasilia, ayudándose por activistas passe-partout, los mismos dicen ser “anti-imperialistas” o “pro-Palestina”, cooptados a través de prebendas y luego formateados para pro-saharauis.

   Y de tanto frecuentar Argelia, el Marcos Tenório se ganó un buen lugar en el salón de la fama en Tinduf. Sin complicarse la vida, pero contando con la complicidad de Argelia, su esposa por conveniencia, el buen samaritano brasileño salió con su domingo siete y ahora se aprovecha cobrando diezmos a cambio de “solidaridad”. El gobierno argelino, lo mismo que la amante persa, retribuye bien.

    Por eso, el Marcos Tenório no se pierde una sola oportunidad para pasarla maravilla. El pasado verano, estuvo en los campamentos, en ocasión de la coronación del nuevo cabecilla del Frente Polisario, el llamado Brahim Ghali, un opresor de saharauis y reo de la justicia española.

   Para gozo del pícaro brasileño, el Polisario le ofrece según las circunstancias, viajar con una nueva conquista, escogida entre las activistas “pro-palestina”. ¿Ignora el Tenório que los fondos utilizados para sus andanzas provienen del escandaloso desvío de la ayuda humanitaria internacional destinada a la subsistencia de los refugiados en Tinduf?

   Claro que lo sabe. Pero a él y a los del Cebrapaz, esto les trae sin cuidado pues viven en su limbo, ajenos al drama de los sufridos saharauis. En julio de 2016, Marcos Tenório se llevó como compañera de viaje a Baby Siqueira Abrão, quien dice que hace años que “estudia el sionismo y la cuestión palestina”.

   Para variar, regresó a la escena del crimen en la última semana de febrero, también por cuenta e invitación del Frente Polisario. Lo admite públicamente. Esta vez la suerte le sonrió a otra moza del Cebrapaz, Moara Crivelente, también activista pro-Palestina.

Mientras, la jefa de la ONG, Socorro Gomes, ahora entronizada en la presidencia del “Consejo mundial de la paz”, abdica en su hijastro y decide fijarse domicilio en Caracas y en La Habana. La buena vida de los “solidarios”. Lo consiguen todo, sin esfuerzo y con riesgo cero.

(*)Periodista especializado en asuntos iberoamericanos.