FeaturedMarruecos

Sahara: el viaje del vicecanciller cubano a Argelia

No es amateurismo el viaje que el primer vicecanciller de Cuba, Marcelino Medina, emprende este fin de semana a Argelia, país donde los cubanos han adquirido demasiados compromisos con “la historia”. De nada sirve distraer la atención sobre el verdadero motivo de este desplazamiento. La visita de tres días, programada para después de las legislativas argelinas del 4 de mayo, no será solo para entrevistarse con los jefes del separatismo saharaui. 

No cabe duda de que Cuba ha sobrevivido a numerosas adversidades gracias a cierto “realismo mágico” de sus gobernantes y porque éstos saben nadar entre las aguas. Ahora toca otra época. Desde la firma del acuerdo sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Marruecos a nivel de embajadores, el pasado 21 de abril, la prensa cubana dejó de hablar del problema del Sahara.
Las dos semanas transcurridas sin que se toque el tema supone un tremendo esfuerzo. Ese 21 de abril, la agencia Prensa Latina (PL, cubre el frente exterior) interrumpió los cables sobre el Sahara. El diario Granma, órgano del Partido Comunista, ha cerrado sus noticias el 25 de abril con un acto de fe: “Cuba-Marruecos: voluntad política de tender puentes, sin olvidar la historia y los principios”.
Sin embargo, en el aire siguen flotando varias preguntas. La primera acerca de ¿cuán sinceros pueden ser los cubanos? Otra consiste en saber ¿cuánto tiempo durará la tregua no declarada? De verdad, uno desearía creer en la sinceridad del régimen de La Habana, “sin olvidar la historia”.
“No hay que llamarse a engaño. La Habana puede asombrar con otra ofensiva aún mayor”, alertó la agencia Notilamar el 29 de agosto de 2014 tras la primera tregua. Durante un año, a partir del 3 de junio, el Sahara había dejado de ser negocio para la prensa de la Isla caribeña.
La última referencia al tema en los medios cubanos remontaba a los días 2 y 3 de junio del mismo año, cuando el ex-caudillo del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, pasó de puntillas por La Habana. En la misma fecha, llamó la atención la aparición de un lenguaje nuevo en la prensa cubana, sobre todo la referencia al “apoyo de Cuba a una solución justa y definitiva a la cuestión del Sahara Occidental, de tal forma que garantice la autodeterminación del pueblo saharaui”.
La tregua duró 11 meses, hasta el 3 de mayo cuando el presidente cubano Raúl Castro se invitó en “la heroica y luchadora Argelia” donde anunció que “él”, le “elogió a él (su homólogo argelino Abdelaziz Bouteflika) y a su gobierno la política internacional que están llevando a cabo”. Y remató con un “Nosotros estamos al lado de Argelia y la apoyamos”.
Inmediatamente, Prensa Latina retomó el bombardeo con el tema del Sahara a favor, naturalmente, de las tesis argelinas. También se reanudaron los safaris de los dirigentes del Polisario a La Habana y las declaraciones de Cuba en apoyo a los separatistas en los foros regionales e internacionales.
¿Cambió algo desde entonces? Parece que esta vez, entre Cuba y Marruecos, las cosas van en serio. Habrá que ver en qué liga quiere jugar el gobierno cubano y si La Habana tiene realmente esa “voluntad política de tender puentes”. Sería demasiado pretencioso pensar que la visita del vicecanciller Marcelino Medina a territorio argelino, entre el 6 y 8 del presente mayo, lo aclare todo.
Existen razones fundadas para creer que el viaje del funcionario cubano es para poner las cosas al día y que su larga estancia en Tinduf, supuestamente para reunirse con los jefes del separatismo saharaui, es solo una cortina. El viaje de dos días a Tinduf confirma que esta región es la gran olla donde se cuecen las habas cubanas.
Fuente/Agencia Notilamar
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page