Sahara: Fin de los subterfugios

0
Letrado Saad Sahli del Colegio de abogados de Rabat

 

 El martes, en Lisboa, en presencia del Enviado personal del Secretario general de Naciones Unidas, Marruecos volvió a dar una lección de modestia y flexibilidad pero, esta vez, salpicada de una clara voluntad de poner fin a la argucia, la falsedad, y el disimulo del Polisario y su mentor argelino, incomprensiblemente tolerados hasta ahora.

Las cosas claras. Lo que se puede aceptar y lo que no se puede aceptar y por si alguien lo ha olvidado se lo recordamos:

Primero: no es posible resolver el asunto del Sahara fuera de la plena soberanía de Marruecos en su Sahara.

En segundo lugar (…) Corresponde a las partes en este diferendo asumir la plena responsabilidad de la búsqueda de una solución definitiva.

Tercero: (…) el organismo de la ONU es el único órgano supervisor internacional del proceso de liquidación.

Y cuarto: el rechazo de cualquier exceso, cualquier intento de socavar los derechos legítimos de Marruecos y sus intereses superiores, en cualquier propuesta obsoleta para excluir el plan de arreglo de los parámetros de referencia seleccionados, la inserción inadecuada de otros temas, que son tratados por las instituciones competentes .

Cuatro bases, cuatro criterios, cuatro pilares contenidos en el discurso real con motivo de la celebración del aniversario de la Marcha verde el 6 de noviembre pasado.

Un punto de inflexión en la gestión del expediente del Sahara marroqui.