América LatinaCrónicasFeaturedIntegridad territorial

Sahara: Latinoamérica se informa por boca de españoles y analfabetos Por Hassan Achahbar

Informar...

 

Hassan Achahbar experto marroqui en cuestiones latinoamericanas

Los acontecimientos vividos en los últimos días en el sur del Sahara vuelven a poner sobre el tapete la necesidad de una fuerte inversión en la prensa marroquí en español. Un recorrido por los titulares de los principales periódicos digitales de Latinoamérica y el Caribe nos lleva a la conclusión de que Marruecos es, informativamente hablando, prácticamente ausente en el tablero regional.

    Las noticias más destacadas que llegan en las redacciones de los medios de comunicación del subcontinente, referidas al conflicto del Sahara, son viciadas y en su casi totalidad vehiculadas por las grandes empresas periodísticas europeas, esencialmente españolas.

   De hecho, España crea una corriente de opinión suministrando un enorme flujo de información unidireccional sobre la situación en el Sahara, por cierto, nada favorable para Marruecos, noticias a menudo sesgadas y que los medios latinoamericanos y caribeños difunden sin poder chequear o contrastarlas.

   En el juego participan, por cuenta propia o ajena, medios españoles de todas las tendencias, desde la eclesiástica cadena COPE hasta la fascista agencia Europa Press (privada), pasando por una panoplia de títulos digitales.

   Pero los españoles no son los únicos en el mercado. Detrás, se encolumnan otros medios como Rusia Today, el canal iraní HispanTV y publicaciones periódicas de los demás, países europeos, entre históricas y recién fundadas, sostenidas desde estamentos públicos y privados.

   En la carrera se colocan, asimismo, medios Made in Casa, tales como el canal internacional venezolano Telesur y la agencia cubana Prensa Latina, así como una multitud de publicaciones pensadas e impulsadas por grupos españoles para la región, como Rebelión y Resumen Latinoamericano que, a la hora de abordar el conflicto del Sahara, acuden a códigos propios, dando al tema un enfoque al gusto de quien paga y manda.

   Como ejemplo concreto de los medios Made in Casa tenemos a  Prensa Latina. Oportunamente, el gobierno cubano fijó, en un comunicado de la cancillería, su posición con respecto al conflicto del Sahara, pero permitió que su agencia oficial juegue en el mismo tema con cartas marcadas.    

   El 27 de noviembre, la meretriz cuban informó que el Parlamento Latino (Parlatino) se pronunció, desde su sede en Panamá, en apoyo a la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, aprobada el 30 de octubre de 2020, sobre la situación política para el Sahara e hizo votos porque la Misión de la ONU (Minurso) desplegada en la zona, prosiga la búsqueda de un acuerdo concertado entre las partes.

   Dos miserables párrafos dedicó Prensa Latina al importante pronunciamiento del Parlatino. Estos son: “El Parlamento Latinoamericano (Parlatino) se sumó hoy aquí a las voces internacionales que buscan una solución ‘política, duradera y justa’ en el conflicto entre Marruecos y el Sahara Occidental, que data de 1975.   “En un comunicado la institución aseguró que apoya íntegramente la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobada el 30 de octubre de 2020 sobre esa situación, e hicieron votos porque la Misión de las Naciones Unidas para el Referendo en el Sahara Occidental, desplegada en la zona, prosiga la búsqueda de un acuerdo entre las partes”.

   En otros seis renglones, la agencia cubana, pasando por alto la referencia de la Institución legislativa a los esfuerzos de Marruecos en pro de esa solución “política, duradera y justa” que defiende la ONU, divaga reproduciendo casi íntegramente una anterior declaración que le dio, dos semanas atrás, el representante en Panamá del separatista Frente Polisario.

   El “diplomático”, según la agencia cubana, había denunció una “violación marroquí” en la franja de Guergarat, fronteriza con Mauritania, lo que “provocó nuevos enfrentamientos a lo largo del muro divisorio entre los territorios ocupados por Marruecos y la parte liberada por el Polisario”.

   “Sobre este nuevo conflicto, continua diciendo la agencia cubana, el representante del Polisario “declaró a Prensa Latina que el ejército marroquí invadió la franja del Guerguerat para desbloquear la carretera que ilegalmente utiliza en la comunicación terrestre con Mauritania, a través de una zona liberada”.

   “Con ello, agrega Prensa Latina citando la misma fuente, (Marruecos) violó el acuerdo de desmilitarización del área para intentar reprimir una manifestación de civiles saharauis quienes protestaban por el empleo indebido por Marruecos del pedazo bajo administración de la RASD, lo que provocó una respuesta militar inmediata de los combatientes del Polisario”.

   Telesur y HispanTV, el colmo de la ignorancia

De igual Modo, el canal chavista Telesur, apabulla desde la inconmensurable ignorancia de sus funcionarios periodistas, sin deparar en los prejuicios que pueden causar sus “análisis” o los informes que les suministra un semblante de repórter que “sigue con especial atención los hechos” en el Sahara y “está manejando información desde una zona europea”.

   Para colmo, el canal venezolano recibió, el 26 de noviembre en sus estudios a un presunto especialista, Basem Tajaldine, hijo de un ex embajador venezolano en Libia. Éste, un perfecto analfabeto coronado, confundió los roles, afirmando que “el pueblo saharaui vive sin duda la opresión de un gobierno medieval, pero cruel, dictatorial que ha utilizado todos los medios disponibles y la experiencia de su aliado Israel”.

   Sin aportar ni un solo elemento de análisis objetivo, el analfabeto experto basó todas sus conjeturas en un traslado de los acontecimientos de Oriente Medio, con todos sus parámetros, confundiendo incluso el nombre de la dinastía reinante en Marruecos con la jordana y habló más de “su” Palestina que del Sahara.

El gobierno de Marruecos, explicó el petulante experto, “se define como monarquía árabe hachemita”, pero “lleva adelante un proceso de limpieza étnica y segregación parecido al que se lleva contra el pueblo palestino”.

   Bobadas y suma y sigue: el gobierno de Marruecos “tiene un aliado, el sionismo internacional, que ha colaborado en la construcción del muro más grande del mundo que se encuentra allá en Marruecos”.

“No es siquiera los muros de Palestina que han segregado al pueblo palestino, sino esa misma experiencia que Israel utilizó contra el pueblo árabe palestino se la brindó a esta monarquía supuestamente árabe” para actuar contra otro pueblo árabe.

   Mejor todavía, esa brillante definición: es un gobierno que “apoya por ejemplo a Israel contra el pueblo palestino y se une a Israel, un enemigo común de todos los pueblos árabes, en contra de otro pueblo árabe que es el pueblo saharaui, un pueblo árabe oprimido por esa monarquía medieval que en nombre de la fe y de falsedad histórica, pretende hacer creer al mundo que esa tierra ha pertenecido históricamente a esa monarquía, cuando nosotros sabemos que no es así, que es un pueblo que ha luchado por muchos años por la liberación”.

   El punto en común entre el canal venezolano y el iraní HispanTV es que ambos carecen de profesionales nativos por lo que reclutan a militantes o reciclan a periodistas fracasados en otros países para hacer periodismo de confrontación.

   Esto escribió, por ejemplo, el chileno Pablo Jofré Leal para HispanTV, el 18 de noviembre: “En la zona de El Guarguerat, al sur de los territorios ocupados saharauis, en el límite con Mauritania, se expresó en estos días la voluntad de lucha y la dignidad del pueblo saharaui, impidiendo el uso de la zona, tanto por las tropas ocupantes de Marruecos como por empresas de ese país, que usan la brecha de El Guarguerat como sitio de comercio ilegal e incluso tráfico de drogas para distribuir al sur del continente africano.

   “La protesta de civiles saharauis a la acción delictiva de Marruecos, generó un ataque de tropas del ejército ocupante en lo que se conoce como la brecha de El Guerguerat, que obligó a las autoridades de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) a través del Ejército Popular de Liberación saharaui, salir en defensa de sus ciudadanos, en una escalada de acciones que finalmente desembocó en enfrentamientos directos entre ambos ejércitos y la declaración de guerra, por parte del gobierno de la RASD, cuyos efectivos bombardearon como muestra de su poder militar y efectividad operativa los puestos militares marroquíes a lo largo del Muro que por 2700 kilómetros divide en dos el territorio saharaui: los puestos de Mahbez en las cercanías de los campamentos de refugiados de Tindouf en el límite con Argelia.”(…)

   Lo más chistoso es esa otra afirmación del mismo chileno, también autor del libro “La Dignidad Vive en el Sáhara”: “Marruecos está en una enorme encrucijada pues sus aliados no han mostrado disposición en acudir en ayuda de un ejército con una moral por los suelos, incapaz de contender con fuerzas saharauis que operan a lo largo del Muro en operaciones dinámicas, efectivas, que no logran tener respuesta de una maquinaria militar anquilosada como la marroquí. La pregunta que surge hoy en marruecos es “¿quién pagara la factura de una guerra con una monarquía endeudada hasta la médula? Arabia saudí, Emiratos Árabes Unidos u otras monarquías que son aliadas de marruecos tienen sus propios dilemas no sólo militares, sino también económicas, de seguridad y una pandemia que también las afecta. ¿Europa? No está el horno para bollos para que Francia intervenga sin que ello despierte las alarmas en Argelia y acuda en apoyo de la RASD. Mi impresión es que la dirigencia saharaui respondió acertadamente a los mensajes y decisiones de su población y en lugar de frenar sus anhelos de acción, en pos de sus objetivos estratégicos, se sumó con fuerza y con respuestas contundentes contra la Monarquía marroquí y su ejército”.

   Es hora de actuar para poner freno a esos exabruptos. Es un error imperdonable que Marruecos deje que analfabetos de esta especie deformen a su antojo la historia del país.

Fuente: notilamar.com 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page