Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sahara marroquí/Argelia La gran estafa

Y Tinduf?

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

La familia de los dirigentes argelinos sabe lo que le sucede a uno de sus miembros se pregunta por el destino de la localidad de Tinduf.

Uno de los peores personajes que el continente africano haya conocido: un tal Edem Kodjo había exigido, además de la jugosa comisión, un simulacro de requisitos para un “Estado”. Tierra (sic), soberano (sic) y pueblo (sic y resic) para dar lo que sería una de las peores imposturas políticas del continente: aceptar a quien era/es y será siempre inaceptable.

Desde entonces ha corrido mucha agua. El precio del curo ha dejado de ser el mismo que en los años 75. Argelia es otra cosa y la coyuntura aconseja sentido común. La impostura ha terminado o casi.

Sahara, si Sahara hay, está donde Estaos Unidos y el 98% de los países del mundo saben dónde, cómo y por qué.

Y los saharauis… los verdaderos, los que se batieron por su dignidad y su orgullo saharaui- marroquí y están donde todo el mundo sabe: ejerciendo sus derechos y cumpliendo con sus deberes por ello el Sahara marroquí es ejemplo, modelo y vía a seguir.

¿Y Tinduf? Es otra historia que hizo/hace perder a un país y a un paisanaje su credibilidad.

 

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page