CrónicasFeaturedIntegridad territorial

Sahara marroquí: Cinco preguntas al politólogo mexicano Román López Villicaña

Con ojos mexicanos

Washington – Map

El politólogo mexicano y profundo conocedor del Magreb, Román López Villicaña, reacciona, en esta entrevista con la MAP, a los actos del « polisario » en Guerguarat, con el apoyo de Argelia, en violación de la legalidad internacional, y explica cómo esta escalada es un signo de desesperación en un contexto de consolidación del apoyo internacional al enfoque marroquí sobre su integridad territorial.

El profesor de relaciones internacionales en la Universidad de las Américas en Puebla (México) evoca así el contenido de la última resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la dinámica de apertura de consulados de países extranjeros en Dajla y Laayún, así como la marcha del desarrollo en todos los planos en las provincias del sur de Marruecos.

El profundo conocimiento del profesor Villicaña de los entresijos de la cuestión del Sáhara le fue muy útil para escribir su libro titulado « El problema del Sáhara: una perspectiva geoestratégica », en el que analiza los profundos lazos históricos que unen a las provincias saharianas con el Estado marroquí y expone los factores regionales e internacionales que han contribuido a la duración de este conflicto.

1- Frente a una cascada de fracasos diplomáticos, el polisario amenaza con volver a tomar las armas y multiplica las violaciones y las provocaciones. ¿Cuál es su reacción a esta huida hacia delante?

Creo que las « amenazas » del « polisario » no son más que meras evasivas. Ya no cuentan con el antiguo apoyo en dinero y armas del régimen de Gaddafi y la contribución militar argelina es cada vez más limitada, dada la crisis y la caída de los precios del petróleo. El « polisario » sabe que sus días están contados. El mundo reconoce la verdadera profundidad del problema y por lo tanto apoyará una solución pacífica. Lo que está sucediendo en Guerguarat es una perfecta ilustración de esto.

2. En su resolución 2548, el Consejo de Seguridad consagra la autonomía como la única iniciativa seria y creíble hacia una solución política basada en el proceso de las mesas redondas en el que se pide a Argelia, parte principal, que se comprometa seriamente hasta su conclusión. ¿Cómo analiza esta nueva resolución?

Celebro que el Consejo de Seguridad de la ONU haya adoptado una resolución que apoya el plan de autonomía marroquí en el Sáhara, que se considera la solución adecuada a este conflicto artificial. Es importante subrayar que Argelia está ahora explícitamente llamada a comprometerse seriamente en las negociaciones. Además, siempre he subrayado que la solución a este conflicto artificial sobre el Sahara marroquí pasa por Argel.

Poco a poco, la opinión pública internacional se está dando cuenta de que este diferendo fue creada por las ambiciones de Argel, un problema artificial que ha durado demasiado tiempo y que tenido un impacto negativo en las economías de ambos países.

Esta toma de conciencia se manifiesta en un cambio perceptible de posición a nivel mundial, y en México todos los signos confirman el declive de los separatistas ante los numerosos éxitos de la diplomacia marroquí en las Naciones Unidas en particular, y en los foros internacionales, lo que les lleva, desesperados, a tratar de atraer la atención organizando una « manifestación » frente a la Embajada de Marruecos en la Ciudad de México.

3- Ante la 4ª Comisión de la Asamblea General de la ONU, México afirmó precisamente su apoyo al proceso de negociación para una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable para la cuestión del Sahara. ¿Cómo interpreta esta posición de México, que, como la gran mayoría de la comunidad internacional, desaprueba al « polisario » y a su padrino argelino, insistiendo en la primacía del proceso político?

México siempre ha apoyado la solución pacífica de los diferendos. Este principio de política exterior está consagrado en la Constitución del país. La posición mexicana debería cambiar de manera positiva y progresiva con respecto a la cuestión del Sáhara marroquí. Todavía hay cierto desconocimiento del fondo del problema por parte de la opinión pública mexicana. Sólo después de la apertura de la Embajada del Reino de Marruecos, la posición marroquí, que corresponde a la realidad del conflicto, comenzó a ser conocida por el público en general. Y esto, como ya he dicho, irrita a los separatistas y a sus puntales.

Además, se han distribuido unos 1.000 ejemplares de mi libro « El problema del Sáhara: una perspectiva geoestratégica », en el que intento dar una visión diferente de este conflicto, alejada de las ideologías, y creo que ha comenzado a tener impacto. En mi opinión, hay que trabajar más en este sentido para concienciar a los círculos académicos mexicanos. Pronto habrá una nueva edición del libro para continuar la labor de sensibilización de los jóvenes mexicanos.

Creo que la posición mexicana no puede permanecer arraigada en el pasado y que hay señales positivas de la evolución de la posición de México sobre esta cuestión.

4- La apertura de consulados en el Sáhara marroquí continúa y se refuerza. ¿Qué significado le da a este gran desarrollo?

Es una dinámica interesante porque muchos países que siempre han apoyado la integridad territorial del Reino lo reafirman hoy en día. No debemos olvidar que la mayoría de los países árabes apoyaron a Marruecos en 1975 durante la gloriosa Marcha Verde. Y hoy, más que nunca, manifiestan este fuerte apoyo de que Marruecos goza en África y en el mundo árabe en este dosier.

5- Con ocasión del 45º aniversario de la Marcha Verde, SM el Rey Mohammed VI trazó la hoja de ruta para consolidar la integración económica de las provincias del sur para convertirlas en un vector de proyección continental e internacional. ¿Cómo analiza este compromiso renovado de Marruecos de fomentar la cooperación Sur-Sur?

El desarrollo y la integración económica y social del Sahara progresan de manera impresionante. Basta visitar Laayun o Dajla para ver el progreso rápido de esta tierra olvidada durante la ocupación española. (…) Hoy en día, hay que esforzarse por consolidar las relaciones sur-sur para que podamos dirigir nuestra mirada a África y no sólo a los Estados Unidos y Europa. Marruecos puede ayudar en este esfuerzo, pero debe haber una política clara por parte de las naciones hispanoamericanas para acercarse a esta puerta de África que constituye el Reino y fortalecer los lazos económicos y culturales entre los dos continentes.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page