Sahara marroquí Dajla y su resplandor

    0
    Campamento de "refugiados" o campo de concentracion

    Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

     

    Es verdad, la gente, aquí, en estos campamentos no logra imaginar el progreso y la prosperidad de las ciudades del Sahara marroquí, especialmente Dajla.

    Preguntan, se les cuenta y al final se resigna porque quien haya vivido toda una vida dilapidada entre la miseria y la represión solo anhela a que se le cuente la otra cara del iceberg de la vida.

    Aquí, en estos campamentos no hay vida. La gente no vive, sino existe, expuesta para los visitantes para obtener ayuda y limosna. Aquí en estos campamentos se vegeta, atado a la vida…Solo ellos y sus mentores viven, en Canarias o en Paris. Los demás, están para oír, escuchar, ver y callarse.

    Para la inmensa mayoría de esta población, la vida ha perdido todo sentido: hijos arrebatados deportados a Cuba, hijas, maltratadas y vejadas por lo caciques de la banda y una escasez que destruye y avergüenza.

    ¿Cómo viven nuestros hermanos en el Sahara marroquí?

    La pregunta que asusta… la pregunta-delito pasible hasta de la ejecución… la pregunta que no se debe plantear.

    Ver, escuchar y dejar que otros opinen en tu lugar.

    Dajla en los suenos… el Sahara en la memoria