Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sahara marroquí: El Polisario o lo que queda de él

Vivir para contarlo

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Cuentan los que “saben” en este gulag argelino de Tinduf que, desde el convulsionado episodio de El Guergarat, el entorno de Brahim Ghali ha comenzado a percibir una inflexión en la posición del mentor argelino, acostumbrado a no tener en cuenta más que sus intereses.

En este orden de cosas, el Ghaligate, según ellos, no fue más que una maniobra argelina para realizar un doble objetivo: zancadillear las relaciones entre España y Marruecos (Fue la DRS argelina que, consciente de la perfecta y rápida posibilidad del acceso de Marruecos al semanario francés, la que “infiltró” a Jeune Afrique la noticia de la llegada de Ghali a Zaragoza) y liberarse de una incómoda carga que obstaculiza fuertemente la realización de su empresa separatista en Marruecos (Brahim Ghali).

Arancha Gonzalez Laya se ha ido, quedándose el Ghaligate completo. Aparte de destapara los crímenes, abusos de todo tipo y torturas, qué es lo que ha ganado Ghali y el modelo del Polisario que representa de su estancia en España? Dicho de otra forma: ? Lo ignoraba el régimen militar argelino que lo llevo allí, pudiendo curarlo en Argelia como sucedió después?

No obstante, conociendo como saben los generales de Argel el “poderío” polpotista del clan Ghali, han decidido hacer una derogación en su metodología golpista, enviando al “presidente” a su destino profesional fatal: España.

Hoy por hoy, las relaciones entre lo que queda del Polisario y el mentor argelino son complejas, marcadas por una, sin precedentes, incertidumbre, desconfianza y parquedad.

Muchos en los campamentos se preguntan ¿Hasta cuándo? Y muchos responden: “estos se acaba”.

Del mismo autor en infomarruecos.ma:

  •   Accra (Gana)/africanos y los imperativos de África: El Polisario con un pie fuera de la UA

  • Argelia/Israel/UA: En boca cerrada no entran moscas

  • Argel/Rumores de relevos: ¡Pánico en Tinduf!

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page