Cronica desde TindufFeatured

Sahara marroquí Estados (soberanos) y Frentes (milicias armadas) Khalil R’Guibi

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

    Mañana y pasado mañana se va a celebrar en el pabellón de Vitry-sur-Seine – Rue Pierre et Marie Curie – 94400 Vitry sur Seine (cercana ciudad de París, en el departamento de Val-de-Marne) “Conferencia Europea” de coordinar el apoyo a las milicias del Polisario.
En espera La Asociación saharaui para la defensa de derechos Humanos (Asadedh) ha alertado a INTERPOL y a las autoridades judiciales europeas (españolas) de la posible presencia del “presidente” de la banda del Polisario el genocida, Brahim El Ghali contra el cual se ha emitido una orden de  busca y captura por crímenes contra la humanidad.
En estos campamentos de Tindouf, las “voces de” sus amos” tratan de vehicular el acto como “victoria” del Polisario, pero no se atreve a explicar por qué ha salido de España (las anteriores ediciones d esta espectáculo folklórico tuvieron por escenario Madrid y Barcelona).
En este orden de ideas, en Francia o en el quinto c lo esencial es que se trata de coletazos que se repiten desde hace 42 años y que ya no convencen ni a los países africanos, antaño adictos a la ayuda muy interesada de Argelia.
Y en todo caso asumen la entera e inmoral responsabilidad los que “reconocen”, por una u otra razón, apoyan, ayudan o simplemente no denuncian el crimen de haber reconocido a una milicia armada hasta los dientes, en tierras ajenas, al servicio de la desestabilización pregonada por el regimen argelino.
En todo caso, que se pregunte por qué Ghali no asistió en espana al mismo acto y por qué no se atrevería a asistir en Francia a la misma mascarada.
Un genocida reclamado por la justicia internacional al frente de una milicia al que se trata de apoyar… ¡ironía del destino!
 
 
 
 
 
 
Show More

Related Articles

Close
Close