FeaturedLas cosas lo que son

Sahara marroquí: La Constitución del… otro

Ni distintos ni distantes

 

En un acto celebrado en el BEC de Barakaldo para presentar la candidatura del candidato del PSOE a la Alcaldía, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez dijo, entre otras que “La autodeterminación que reclama el independentismo catalán no cabe en la Constitución y no lo vamos a aceptar nunca”.

A servidor la reafirmación del Presidente del gobierno de España y secretario general de su PSOE me ha parecido como aquello de “ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio”.
Es fácil, incluso mortalmente fácil hablar de legitimidad propia y negarla al prójimo.
Me explico. “La autodeterminación que reclama el independentismo argelino-polisarista no cabe en la Constitución marroquí y no lo vamos a aceptar nunca” pero, por razones distintas, entre las cuales podemos citar que Marruecos no acepta las autodeterminaciones de invernadero, luego, estamos esperando, desde hace lustros un censo de la población de los campamentos argelinos de Tindouf, que debido a la malversación de la ayuda humanitaria internacional y sus sucios pero enormes beneficios ni el régimen argelino ni sus domésticos del Polisario aceptan.
En cambio, y ante la negativa de los carceleros de Tindouf a dicho censo, reclamado a gritos en un millón de veces por el organismo mundial, en los censos de la ONU y sus organismos competentes reconocen que una inmensa mayoría de los saharauis viven y ejercen sus derechos institucionales y constitucionales en su país: Marruecos, de donde los criterios de identificación, indispensables en un proceso referendario son posibles en Marruecos, pero no en Tindouf.
 
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page