CrónicasFeaturedLas cosas lo que son

Sahara marroquí: Las incongruencias de Argelia

No llamar al pan, pan ni al Polisario lo que es

 

El tribunal militar de Blida reclamó ayer una sentencia de veinte años de prisión contra Said Bouteflika, hermano consejero del presidente derrocado, dos ex jefes de los servicios de inteligencia, el general jubilado pero, hasta hace poco, máxima figura de los servicios secretos del régimen argelino, Mohamed Mediène , alias, Toufik y el general mayor jubilado pero asimismo al frente de la inteligencia militar argelina, Bachir Tartag, y Louisa Hanoune, secretaria general del Partido de los Trabajadores.

A juzgar por la gravedad de la solicitud de sentencia, el señor hermano, como lo llamaba la prensa de su país y los dos generales deben haber hecho mucho, pero nada como la dilapidación de 60 000 millones de dólares de los fondos del contribuyente argelino en un espejismo llamado Polisario.

Pero, la justicia y la nomenclatura política y militar argelina evita hablar del tema porque todos son rehenes de una cúpula del Polisario que amenaza a la jerarquía argelina cada vez que siente indicios de un cambio de su actitud respecto al “negocio” saharaui.

No obstante, las cosas se hacen de manera espontánea. Ninguna impostura dura mil años.

Ayer mismo, por primera vez desde el golpe de mano de aquél siniestro Edem Kodjo, una Cumbre de la UA hace la vista gorda sobre la cuestión del Sahara marroquí.

Un precedente y una primicia que prometen muchas otras dentro de muy poco.

Como durante la Marcha Verde, cuando el Polisario se fue a refugiarse entre los senos de Argelia, esperando que España hiciera el trabajo sucio, hoy se pregunta ¿Y dónde estaba Argelia?

El Polisario nunca hizo nada, todo se lo hicieron otros. Pero todo tiene un comienzo y un fin.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page