Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sahara marroquí: Pacto de guerra Argelia/Polisario Pacto de paz Marruecos/MSP

Guerra (Argelia), Paz (Marruecos)

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Ningún alto cargo argelino se atrevería jamás a revelar lo que ha costado y cuesta el Polisario a Argelia. Viendo a donde ha llegado el país petro-dinares no sería difícil imaginarlo. “Lo que no sabe la gente es que tanta ‘ayuda’ ha hecho que Argelia se convierta en satélite del Polisario y no, como muchos creen, lo contrario”. La denuncia de M.BI ex embajador argelino en uno de los países “claves” africanos resume el drama argelino y explica el porqué del masivo éxodo de los argelinos en pateras y en embarcaciones de fortuna hacia otros cielos.

Con razón me decía HYRE “en estos campamentos no destetamos nada más que a Argelia y a España”.

HYRE sabe lo que dice por haber sido uno de los colaboradores en Argel de la época de Abdelfettah Mahmud.

Es más, y peor: Como había sucedido con Perú con un desequilibrado mental que pretendía ser embajadora, permaneciendo hasta su agotamiento en el aeropuerto de Lima, ahora el régimen militar argelino debe responder ante la justicia internacional de como se ha atrevido a introducir a un intruso a un congreso sindicalista en Kuwait con pasaporte argelino e identidad argelina, mintiendo después de que haya sido invitado.

Ante estas chiquilladas de Argelia contra Marruecos, no pocos marroquíes comienzan a preguntarse ¿a qué sirven relaciones con el país de la DRS?

Sucede todo esto en un momento en que las espectaculares fugas del gulag argelino rozan la odisea.

En Tinduf y asimismo en Argel son tiempos de alucinaciones. La fértil y contra productiva imaginación de los militares argelinos roza el surrealismo.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Bouton retour en haut de la page