Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sahara marroquí: Polisario o la inversión fallida de Argelia

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

En estos tristes campamentos nadie lo ignora: Para el régimen argelino o lo que queda de él no somos más que un chivo expiatorio… cabeza de turco. ¿Quién pagará la inversión fallida de Argelia en el Polisario?

Desde hace tiempo, busca un amortiguador. Billones dilapidados en un espejismo geopolítico, esfuerzos desplegados en sentido negativo y en definitiva una autodestrucción.

Ni se ha podido desestabilizar al vecino marroquí que avanza con pasos de gigante, ni se ha obtenido salida del mineral, gas y petróleo al Atlántico ni se ha realizado el objetivo de “ocupar” a Marruecos en falsos problemas.

1975/2019 (casi 2020): Donde está Marruecos y en qué estanque se encuentra su detractor argelino. Un gulag desorbitantemente costoso, una banda que pide, cada vez más, un tesoro en quiebra y un sueño frustrado.

Las gentes en estos tristes campamentos comentan con amargura que lo que no pudieron los sucesivos mandatarios no lo podría el nuevo ni el próximo, para quien el Sahara es “razón de estado” mientras que en Marruecos es cuestión del pueblo, de los principios, de la voluntad y de la conciencia nacional.

“La solución del problema del Sahara está entre las manos de Marruecos y de nadie más”. Una frase que se repite en los diferentes mítines aquí en estos tristes campamentos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page