FeaturedIntegridad territorial

Sáhara Marroquí: ¿Por qué es necesaria una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU? Por Dr. Aziz Idamine (*) Traducción: Mokhtar Gharbi

Anilisis

La relación entre Marruecos y el Frente Polisario se rige por el derecho internacional, especialmente la Carta de las Naciones Unidas en su Capítulo VI sobre la solución pacífica de controversias.

    Por tanto, a nivel de persuasión y alegato, recurrir a la legislación marroquí no es suficiente, sino que es necesario armarse con el derecho internacional.

    El contexto de esta conversación es un comunicado emitido por la presidencia fantasma de la RASD el 14 de noviembre de 2020 anunciando « el fin del compromiso con el alto el fuego ».

Para más presición:

El primer argumento:

La posición legal del Polisario ante las Naciones Unidas:

 

   La intervención de las Naciones Unidas a través de la misión MINURSO en la región estuvo condicionada a un alto el fuego efectivo entre Marruecos y el Polisario, y fue para que el Consejo de Seguridad aprobó la Resolución No. 690 en abril de 1991, resolución aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 11 de noviembre de 1991 en su 46°  período de sesiones. Dijo: « También acoge con satisfacción la entrada en vigor del alto el fuego en el Sáhara Occidental el 6 de septiembre de 1991, de acuerdo con la propuesta del Secretario General, que fue aceptada por el Reino de Marruecos y el Frente Popular para la Liberación de Sakia El Hamra y el Valle del Oro ».

   Primero, distinguimos entre dos cosas. El primero es que no hay un acuerdo entre Marruecos y el Polisario, sino un compromiso (en el marco de la costumbre internacional) entre Marruecos y las Naciones Unidas por un lado, y el Polisario y las Naciones Unidas por el otro.

   En segundo lugar, Marruecos no puede posicionarse como un país soberano y reconocido internacionalmente, pudiendo en cualquier momento adherirse o retirarse de cualquier acuerdo autorizado por el derecho internacional, especialmente la Convención de Viena de 1969 (la Convención de Convenios o Constitución de Convenios), y el frente Polisario que no está reconocido internacionalmente y no tiene soberanía alguna. No es una « persona de derecho internacional ». Más bien, su entrada en negociaciones con Marruecos se enmarca en los párrafos 2 y 3 del artículo 35 de la Carta de las Naciones Unidas, que estipula que una entidad que no sea miembro de las Naciones Unidas, siempre que acepte de antemano respecto del conflicto las obligaciones de una solución pacífica estipula en esta carta.

   Por lo tanto, el estatus legal del Frente Polisario no excede de parte en un conflicto y está obligado a trabajar para mantener la paz y la seguridad internacionales. Naciones Unidas se ocupa del Frente Polisario y no se ocupa en absoluto de algo llamado República Árabe Saharaui.

   Por eso quedó muy claro en el último informe del Secretario General para el año 2020 que el representante del Frente fue nombrado para su representante en Nueva York y no en Naciones Unidas, lo cual es algo normal, ya que una asociación civil también puede tener su sede original, por ejemplo, Londres, París o El Cairo. Como se sabe, la entrada de algunos miembros del Frente a la sede de Naciones Unidas es con pasaporte argelino, e incluso viajar en avión a países europeos y americanos con pasaporte argelino.

   El Frente Polisario informó de su decisión de poner fin al alto el fuego es el gallo sacrificado, porque el alto el fuego es una decisión de la ONU, y es monitoreado por la MINURSO, y cualquier desviación del asunto amenaza la paz y la seguridad internacionales en la región.

   Además, la exigencia del frente de la misión de la MINURSO de retirarse, no es más que una burla y una broma pesada. Donde existe la misión MINURSO según una resolución del Consejo de Seguridad y solo puede retirarse con una resolución del Consejo de Seguridad, y en segundo lugar, ¿hay una persona razonable que espera que la misión MINURSO se retire con esta sencillez, que gastó millones de dólares en su presencia durante 30 años, y las Naciones Unidas admitirán su fracaso en un simple expediente (lo encuentro simple? En comparación con los otros expedientes incendiarios en los que trabajé en Kosovo, Bosnia y Herzegovina, Haití y…) y su incapacidad para establecer fácilmente la paz y la seguridad internacionales.

El segundo argumento

Siempre en el marco de la posición jurídica del frente, pero esta vez en su relación con el estado argelino

Aquí están dos referencias:

   La primera es el informe del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que fue en agosto de 2018 durante la discusión del estado argelino en Ginebra, donde Naciones Unidas reconoció lo siguiente: “El comité toma nota de las explicaciones del Estado parte (es decir, Argelia) de que corresponde a los refugiados saharauis organizar su vida en los campamentos de Tinduf. Sin embargo, el Comité expresa su preocupación por la transferencia de facto de las competencias del Estado parte, incluidas sus competencias legales, al Frente Polisario, y considera que esta posición es incompatible con las obligaciones del Estado argelino de respetar y garantizar los derechos reconocidos en el Pacto para todas las personas dentro de su territorio.

   En el sentido de que Naciones Unidas no reconoce algo llamado transferencia de poderes de un estado a otra entidad dentro de él, sino que considera que cualquier persona en su territorio está bajo su responsabilidad y no la responsabilidad de otra parte.

  La segunda referencia es la Convención de Ginebra de 1951 sobre Refugiados, en la que dice: “Los Estados Contratantes otorgarán a los refugiados que residan legalmente en su territorio en relación con las asociaciones no políticas… las mismas condiciones para los ciudadanos de un país extranjero” (artículo 15) y agrega “siempre que no estén estipuladas. El acuerdo sobre mejor trato a los refugiados, que el Estado contratante tratará como extranjeros en general ». (Artículo 7).

   La condición de refugiados de los saharauis en los campamentos de Tinduf ha ido más allá de las obligaciones internacionales del Estado argelino, ya que los privilegios relacionados con las actividades políticas y militares no son aceptables según el derecho internacional, especialmente los cuatro Convenios de Ginebra.

¿Es posible que el Estado argelino proporcione a cualquier extranjero en su territorio armas, dinero y patrocinio diplomático de acuerdo con la « reciprocidad » del derecho internacional?

La línea de fondo

    Dije que la cuestión del Sahara se trata de acuerdo con el Capítulo 6 de la Carta de las Naciones Unidas, pero la misma Carta en el Capítulo 7 dice: “El Consejo de Seguridad decide si ha habido una amenaza a la paz o una violación de ella, o si lo que sucedió fue un acto de agresión, y hace sus recomendaciones o decide qué medidas deben tomarse de conformidad con lo dispuesto en los artículos 41 (es decir, medidas económicas y financieras …) y 42 (es decir, medidas militares) para preservar o restablecer la paz y la seguridad internacionales « (artículo 39).

   Hoy el Polisario se ha convertido en una entidad desobediente y obstruyó la legitimidad internacional, ya sea por lo que declaró de poner fin al alto el fuego,  para mí es una obligación legal ante Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad, o por lo que su agencia de noticias publica oficialmente sobre el uso de fuego y armas en una zona desmilitarizada o vigilada por las  Naciones Unidas (Al-Bakari, Al-Mahbas, Al-Guergarat …), por lo que las agencias de la ONU deben asumir su responsabilidad. Dado que el estado patrocinador de esta entidad tiene una responsabilidad internacional, (Argelia) debe asumir su responsabilidad ante la comunidad internacional, su pueblo y ante la historia.

   Marruecos siempre conserva el derecho a la legítima defensa, de acuerdo con el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, « Nada en esta carta debilita o menoscaba el derecho natural de los estados, individualmente o grupos, a defenderse si una fuerza armada ataca a un miembro de las Naciones Unidas  para que el Consejo de Seguridad tome las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales, y que las medidas tomadas por los miembros que hacen uso del derecho a la legítima defensa serán inmediatamente informadas al Consejo, y estas medidas no afectarán en modo alguno al Consejo – en virtud de su autoridad y responsabilidades continuas derivadas de las disposiciones de esta Carta – el derecho a tomar en  cualquier momento en el que considera necesario tomar medidas para mantener la paz y la seguridad internacionales o restaurar su statu quo.

Por todo lo dicho anteriormente, Marruecos debería exigir una reunión urgente del Consejo de Seguridad.

(*) Dr. En ciencias políticas,  investigador en derecho internacional de los derechos humanos y derecho internacional humanitario.

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Bouton retour en haut de la page