Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sahara marroquí: Sin Argelia ni su Polisario

Por una alternancia

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

A excepción de Tebboune y sus generales, nadie en el mundo ignora el objetivo estratégico de Argelia con su milicia del Polisario, un sacrificio que llega hasta la quiebra.

A los generales argelinos no les interesa los sahrauies, sino el Sahara. Por ello, ha adaptado, mistificado, transformado, armado, financiado y teledirigido a la banda del Polisario. En vano… Tampoco les interesa una autonomía, sino una milicia de su obediencia para poder llegar y hacer llegar sus liberales, su gas y su petróleo a un puerto atlántico, una manera de sobrevivencia a medio plazo del régimen argelino y su economía.

El Polisario es, para Argelia un pretexto. Por ello, no pocos dirigentes del propio Polisario aun con el mínimo orgullo y dignidad sahrauies comentan muy negativamente los desprecios y las humillaciones de los cabos y sargentos argelinos a sus superiores en los campamentos de su Tinduf, entre ellos, el ex chivato franquista, Brahim Ghali.

Casi medio siglo después, dialogo de sordos de manera que lo idóneo para todos seria buscar nuevas vías (que, por cierto, no faltan) alternativas a Argelia y su Polisario.

De hecho, con el surrealista curso de los acontecimientos nos estamos acercando velozmente.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page