CrónicasEn voz altaFeatured

Sahara marroquí: Solo para recalcitrantes

Los que se aferran a posturas equivocadas

 

En una reciente crónica en “Le360”, Mouna Hachim se preguntaba: ¿alguien ha leído u oído en algún lugar, a lo largo de los siglos, de la existencia de un Estado saharaui, de una moneda saharaui, de una bandera, de un ejército, algo que recuerde la característica de un Estado?

Los obstinados en contrariar la integridad territorial de Marruecos que puedan tener una respuesta o simple y racionalmente un indicio en Argelia o en España que levante el dedo.

No vamos a superar la respuesta porque corremos el riesgo de esperar siglos. Y es que no hay respuesta. O, mejor dicho: cinco No.

En este orden de ideas, no hace mucho, escribimos os preguntábamos, por nuestra parte ¿Por qué Suecia no reconoce y no puede atentar contra su propia credibilidad y su propia coherencia en materia de política exterior?:

 “Porque no cumple (“RASD”) con ninguna de las tres condiciones necesarias a su reconocimiento. Es decir: Un territorio, un pueblo y un poder efectivo”. Era la respuesta de Per Westerberg miembro del Partido de Reagrupación (moderado) y ex presidente de la Diéte (Parlamento sueco) nacional del 2006 hasta el 2014.

Evidentemente esto era en el 2014, con otro color político en la alta magistratura sueca y probablemente incluso con nuevas concepciones en política exterior del país.

Expliquémoslo nosotros: sin territorio (vegetan en Tinduf que es, hasta ahora, argelina), siguen sin pueblo (porque estamos ante poblaciones heterogéneas procedentes de los países vecinos y no del Sahara Occidental marroquí) y finalmente sigue sin un poder efectivo, a menos que consideramos los servicios de inteligencia militar argelinos como poder efectivo.

No hay peor necio que el que no quiere comprender ni peor pertinaz que el se aferra a posturas equivocadas.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page