Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Sahara marroquí: Tiempo añadido

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

En privado, e incluso en público muchos dirigentes argelinos y con ellos sus domésticos del Polisario admiten que “probablemente nadie sabe cuándo había comenzado exactamente su prefabricado problema del “Sahara Occidental” pero si cuando ha terminado: en enero del 2017 con la vuelta de Marruecos a su entorno natural africano: la UA.

Desde entonces es el tiempo añadido. Argelia/Polisario: ¿Quién de los dos? Ninguno. ¿Tan falta hace el sentido común?

Los generales de Argel saben que el camino perdido es irrecuperable y que la marroquinidad del Sahara es, como lo había sido siempre, irreversible.

Todo el resto son detalles. Reconocimientos, Estados Unidos, países africanos… A nadie escapa que el Sahara y su impresionante desarrollo frente a los campamentos de Tinduf, sus malversaciones, tráficos y su miseria son las dos caras de una lógica que debe conocer otro desenlace.

¿Quién cree aun en el Polisario, tanto dentro como fuera de Tinduf?

Guerras imaginarias, revoluciones perversas y la huida hacia adelante.

Si solución queda, esta solución se llama el Movimiento saharaui por la paz (MSP) que en menos de dos años representa el triple de lo que pretende representar el Polisario de Argelia.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page